Un contenedor de carton, a rebosar, en la plaza de Santa Ana a mediodía
Un contenedor de carton, a rebosar, en la plaza de Santa Ana a mediodía - De San Bernardo

Los puntos negros de la limpieza en Centro: «Esto es un mar de porquería»

Un estudio del Ayuntamiento marca la falta de civismo y el botellón como motivos principales de la suciedad y establece el barrio de Palacio, Justicia, Sol y Tirso como los lugares más afectados

El Gobierno encabezado por José Luis Martínez-Almeida ha puesto en marchanun plan de choque, con la incorporación de 500 nuevos operarios de limpieza

MADRIDActualizado:

Son las dos de la tarde y los contenedores de la plaza de Santa Ana ya no tienen hueco para los cartones, que se amontonan en la acera. En los alcorques se suceden las latas de cerveza. La gente pasea por la calle y pisa las manchas de orín ennegrecidas por el paso del tiempo. A 270 metros se repite la imagen. En Jacinto Benavente cualquier punto es bueno para miccionar y tirar bolsas de basura, incluso aunque cerca haya contenedores. «Esto es un mar de porquería», dice Víctor Rey, presidente de la asociación de vecinos de Sol y el barrio de las Letras.

Estos son solo dos de los lugares más conflictivos de Centro en cuanto a limpieza, los puntos negros de la suciedad en Madrid, un extremo heredado de la gestión de Manuela Carmena. El Gobierno de José Luis Martínez-Almeida, que ya ha incorporado 500 nuevos operarios, ha elaborado un estudio de las zonas más afectadas en el distrito. Estas son (además de Malasaña y el barrio de Universidad) Justicia, Cortes, Sol, Embajadores, Palacio, Tirso de Molina, las Cavas de Latina y Las Vistillas. ¿Los motivos de la acumulación? Principalmente, el Ayuntamiento marca el incivismo en zonas comerciales con gran afluencia de personas, en algunos casos provocado por el desecho de materiales por parte de los comerciantes, las zonas de ocio, el botellón y derivados como las micciones y el abandono de enseres y basura.

«Centro tiene unas características muy especiales de limpieza. La variedad y la intensidad de su uso hace que se ensucie muy rápidamente. También se dan con demasiada frecuencia comportamientos incívicos. A ello se une que este distrito es el más visitado de la ciudad y su escaparate de cara al exterior», explica Víctor Sarabia, director general de Servicios de Limpieza y Residuos del Ayuntamiento. «Es muy difícil que la limpieza perdure en el tiempo», asegura, a pesar de tener unos de los servicios de limpieza «más potentes» del mundo. «Desde el Ayuntamiento se insta a los vecinos y comerciantes, y también a quienes lo visitan, a no ensuciar las calles y a utilizar los contenedores, papeleras y servicios que se ponen a su disposición», pide el director del Servicio de Limpieza.

Venta de alcohol

Centro es el distrito de la capital que más problemas acumula en cuanto a limpieza y Malasaña, aunque parezca lo contrario, no es el barrio más afectado. Esta es la zona de Madrid que más servicio regular de limpieza tiene, aunque no es suficiente a la vista de lo ocurrido en lps últimos cuatro años. Sufre constantemente el abandono de residuos ocasionados por el botellón, al que se unen las pintadas y grafitis. En el barrio de Universidad, la calle de Amaniel y la de San Bernardo, en los alrededores de Noviciado, son otros de los lugares conflictivos. En este caso, abundan las manchas en la acera, ocasionadas por orines, tanto de animales como de personas.

En el barrio de Justicia, los problemas se repiten, siendo las calles de la Beneficencia, Barceló, Apodaca, Barquillo, Hortaleza y Churruca las que sufren más este problema, provocado también por los botellones y las zonas de ocio. «Además de la limpieza, tanto en el barrio de Universidad como en este existe un problema que habría que atajar de raíz: las tiendas que venden alcohol a cualquier hora, también de madrugada. Esos locales van a más», afirma Saturnino Vera, portavoz de la coordinadora de asociaciones de vecinos de Centro y de las Cavas.

Mapa de las zonas «más conflictivas» de Centro en cuanto a suciedad
Mapa de las zonas «más conflictivas» de Centro en cuanto a suciedad

La ruta de esta problemática sigue por el barrio de Palacio. «El Ayuntamiento debería poner solución a la acumulación de mendigos que hay tanto en Ópera como en la Plaza Mayor», continúa Vera, en alusión a una situación histórica en la capital. «La cantidad de cartones en la principal plaza de la ciudad es algo que solo se ve en Madrid», dice el portavoz. Precisamente las micciones, que en algunas esquinas conforman pequeños charcos, mayoritariamente de los sintecho, son el problema principal establecido por el área de Medio Ambiente y Movilidad, que dirige Borja Carabante, en su estudio. Las Vistillas no se queda atrás, afectada por las zonas de fiesta y botellones, algo que se incrementa estos días por los actos incívicos derivados de las fiestas de La Paloma.

Sol es la siguiente parada. El área comercial se ve afectada por el escaso vaciado de las papeleras. «El anterior Gobierno abandonó esta zona, tanto con respecto a la limpieza como al pavimento, más allá de las calles principales como la Gran Vía o Carretas», cuenta Paloma de Marco, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Preciados, Carmen, Arenal, Sol y adyacentes, criticando la gestión de Carmena e Inés Sabanés. De Marco asegura que esta imagen de Madrid afecta al comercio y pide al Ayuntamiento que le dedique tiempo y esfuerzo. «Esta zona es la cara de España, aunque entendemos que el nuevo equipo de Gobierno acaba de llegar y esto no se hace de un día para otro», cuenta dándole un voto de confianza al Ejecutivo de Almeida y a las medidas que ya se han puesto en marcha. «Cuantos más equipos de limpieza pongan, mejor, porque el entorno será más confortable para comprar. La recogida tendría que ser a una hora más temprana y debería reforzarse en Sol, por la mayor afluencia de población flotante. La limpieza, subjetivamente, repercute en el comercio», coincide José Manuel Fernández, coordinador de Comercio de Madrid Foro Empresarial.

Manchas de micciones en la plaza de Santa Ana
Manchas de micciones en la plaza de Santa Ana - De San Bernardo

El alcalde, durante la campaña electoral, hizo prácticamente de la limpieza el núcleo de su discurso y llegó a calificar «el abandono y la degradación» de la capital como el «gran fracaso» de Carmena. Tanto es asi que solucionar esta cuestión es una de las prioridades del Gobierno del PP, reflejada, entre otras medidas, en la contratación de medio millar de trabajadores. No en vano, según la última encuesta de Calidad de Vida, la limpieza es para los madrileños el principal problema de la ciudad, algo que se repitió durante todo el mandato de Carmena. Así, el nuevo Consistorio ya está trabajando para combatirlo, tal y como prometió Almeida, en un nuevo contrato que empezará a funcionar en 2021. También está preparando un plan integral de limpieza, con especial atención a las zonas de gran afluencia.

Planes concretos

«El deterioro cada día es mayor. No hay regularidad en la limpieza. Si antes veías dos o tres trabajadores, ahora ves uno, y eso si te lo encuentras», dice Víctor Rey en referencia a la degradación de los últimos años: «Hay puntos de suciedad permanente en calles como Cruz o Victoria». El portavoz de los vecinos del barrio de las Letras une la falta de efectivos de estos años atrás con el comportamiento incívico de los vecinos y los inquilinos de pisos turísticos. «Deberíamos ser más responsables», indica, y pide que el Ayuntamiento realice un plan concreto del barrio para solucionarlo: «Un esquema genérico no es realista ni responde a los problemas de cada sitio».

Residuos, como vasos y cajetillas, acumulados en un alcorque en Jacinto Benavente
Residuos, como vasos y cajetillas, acumulados en un alcorque en Jacinto Benavente - De San Bernardo

En la plaza de Tirso de Molina un hombre duerme a la sombra, resguardándose del sol de mediodía. A su lado, botellas de vidrio en una pequeña zona verde sin cuidar. El problema, tanto aquí como en Embajadores, lo causa el abandono de basura y enseres. «Antes había puntos limpios que ahora son puntos sucios porque hace dos años que se redujeron. Estaban más repartidos y no se acumulaba así la suciedad», recuerda Vera. En cuanto a la zona de Embajadores, el problema para el portavoz de Centro es que cuando los inquilinos vacían un piso abandonan los enseres en la calle.

Locales de ocio

Hasta la plaza de la Paja y la Cava Alta y Baja de Latina llega el estudio municipal. Las bolsas de basura se apoyan en los bolardos y en las vallas de metal. El informe del Consistorio sobre la situación heredada lo achaca a los múltiples locales de ocio. «La limpieza entre semana se hace muy por encima y de jueves a domingo se cubren las calles más turísticas, como la Cava Baja, Almendro y los Carros. Se limpia más para el turismo que para el uso diario», explica Vera, que asegura que estos cuatro últimos años el riego iba acompañado de operarios que recogían lo que el agua arrastraba: «Ahora ya no». Las nuevas medidas y la incorporación de los 500 nuevos trabajadores, confían en el nuevo equipo de Gobierno, serán una primera terapia de choque para paliar la suciedad.

Acumulación de bolsas de basura, a mediodía, en Latina
Acumulación de bolsas de basura, a mediodía, en Latina - De San Bernardo