Jonathan Ariel Barrios Arriola, de 21 años, asesinado el pasado martes - ABC / Vídeo: Detenidos tres jóvenes por asesinar a otro chico en San Sebastián de los Reyes

Las dos puñaladas que acabaron con Jonathan: asesinado sin motivo tras una riña de tráfico

El joven recriminó a sus asesinos saltarse un paso de cebra, lo que motivó la agresión

MadridActualizado:

La Policía Nacional arrojó ayer nuevas pistas sobre el salvaje crimen de Jonathan Ariel Barrios Arriola, de 21 años y nacionalidad argentina, apuñalado mortalmente en un paso de peatones de San Sebastián de los Reyes. Los hechos tuvieron lugar el pasado martes por la noche cuando el finado paseaba tranquilamente junto a su novia y su perro, a la altura del número 2 del Paseo de Europa. En ese punto, la pareja recriminó al conductor de una furgoneta por no respetar la preferencia de paso. Sin mediar palabra, dos de los ocupantes se bajaron del vehículo y, tras golpearle con una barra de hierro en la cabeza, le asestaron dos cuchilladas en la espalda. Tras el ataque, huyeron a toda prisa.

Pese a que tanto la Policía como los servicios de Emergencias trataron de reanimarle por espacio de una hora, no pudieron hacer más certificar su fallecimiento. Jonathan presentaba una lesión en la aorta, que derivó en una hemorragia interna masiva, y se encontraba en parada cardiorrespiratoria; heridas, ambas, incompatibles con la vida. Mientras eso ocurría, los presuntos asesinos -en compañía de otro pasajero- improvisaron un apresurado plan de escape.

Se refugiaron primero en una finca de Chinchón, donde abandonaron la furgoneta antes de emprender su fuga a Portugal. Un viaje frenado el viernes en Salamanca. Allí, la Policía les dio caza tras una «carrera a contrarreloj» para dar con el paradero de los autores, tal y como explicó ayer en rueda de prensa el inspector jefe de la Sección de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía de Madrid, Enrique González Reales.

Gracias a la declaración de la novia de Jonathan, que aportó las características y el número de matrícula, los agentes lograron dar rápidamente con la propietaria de la furgoneta, de la marca Renault y que no constaba como robada. Tras interrogarla, descubrieron que los agresores y su compinche residían en Alcobendas, localidad que, dado lo previsible del movimiento, ninguno de los tres decidió pisar.

Según el relato de la Policía, al ser localizado el vehículo en Chinchón y sentirse cercados, decidieron abandonar el lugar donde se ocultaban y escapar del país rumbo a Portugal. Los investigadores establecieron entonces un dispositivo para arrestarles en colaboración con efectivos de otras provincias. Tres días después de truncar la vida del joven, fueron localizadas cinco personas -entre ellas los tres responsables del crimen-, en la ciudad de Salamanca. Ni la barra de hierro ni el arma blanca empleada en el apuñalamiento han sido por el momento encontradas.

Ingreso en prisión

Aunque en un primer momento se barajó la posibilidad de que el suceso pudiera tratarse de un ajuste de cuentas -al creer los agentes que asesinos y víctima podían conocerse-, esta hipótesis quedó finalmente descartada. «Todo indica que fue una discusión de tráfico, algo sobrevenido», aseguró ayer el inspector jefe.

Los apresados -dos como autores materiales, de 34 y 24 años, respectivamente, y un tercero por encubrimiento, de 43 años- son de nacionalidad española y poseen vínculos familiares. Todos fueron puestos a disposición del Juzgado número tres de Alcobendas, que decretó su ingreso en prisión.