Proximidad al domicilio y hermanos en el colegio, criterios básicos de admisión

M. ASENJO/
Actualizado:

MADRID. Proximidad del domicilio familiar -o del laboral de uno de los padres o tutor- al centro, hermanos escolarizados en el mismo y condición de familia numerosa (general o especial) serán criterios prioritarios en la admisión de alumnos en centros públicos y concertados de la Comunidad de Madrid, según el borrador de la Orden de admisión para el próximo curso (2005-2006), que hoy debate el Consejo Escolar de la región.

El contenido del borrador es bastante similar a las instrucciones que en el vigente curso han regido para escolarizar a los alumnos y los criterios de admisión apenas han variado. Así, la zonificación y la existencia de hermanos matriculados en el centro son prioritarios. En cuanto a la zonificación, se otorgan cuatro puntos si el domicilio familiar o el lugar de trabajo está situado en la zona de influencia del centro solicitado. Si está dentro de zonas limítrofes, se otorgan dos puntos.

El primer hermano matriculado en el colegio al que pretende acceder el alumno le da derecho a 4 puntos y los sucesivos hermanos irán añadiendo 3 puntos más cada uno.

La propuesta de la Consejería de Educación vela por los derechos de las familias. Por un lado, concede 2,5 puntos a los niños que proceden de familia numerosa especial (a partir de cuatro hijos) y 1,5 puntos si su situación es de familia numerosa general (hasta tres hijos inclusive). Además, protege el derecho de los padres a elegir colegio, siempre que existan plazas, en caso de traslado del domicilio familiar a una ciudad distinta, o situación similar.

El borrador introduce cautelas en el caso de la acreditación de la renta. En concreto, en la solicitud de admisión se demandará la autorización de los padres o tutores para que la Administración pueda recabar de la Agencias Tributaria información fiscal sobre el ejercicio de referencia. Si el permiso es denegado, el solicitante podrá aportar como documentación válida los certificados individuales de la declaración del IRPF de los padres o tutores. Sin esta documentación, no podrá baremarse ese apartado, que cuenta con un máximo de dos puntos.

Además, los casos de enfermedades crónicas del sistema digestivo, endocrino o metabólico del alumno deberán certificarse por un especialista.

Estarán sujetos al proceso de admisión, que comenzará a primeros de abril, alumnos del segundo ciclo de Infantil y de Primaria, de Secundaria Obligatoria (ESO), de Bachillerato y Ciclos Formativos de Grado Medio que opten a una plaza en centros públicos y concertados por motivos diferentes.

El proyecto mantiene la reserva de plazas para escolares con necesidades especiales procedentes de minorías, que en este caso son, fundamentalemente, inmigrantes. En concreto deberán liberarse para este fin tres puestos en Infantil y Primaria y cuatro en Secundaria. La reserva puede ser permanente o temporal, según decida la Dirección Territorial corespondiente.

El texto establece la atención específica a niños procedentes de familias inmigrantes, con desequilibrios curriculares o problemas de lenguaje, en aulas específicas establecidas en centros ordinarios (aulas de enlace). La escolarización de superdotados será también objeto de atención específica. En general, todas las minorías reciben esa atención específica.

La Orden será aprobada en breve, una vez que reciba el preceptivo informe del Consejo Escolar de la región.