Rocío Martínez, la presunta asesina de la menor de Alcorcón - Vídeo: EP

Prisión provisional comunicada y sin fianza para la presunta asesina de la menor de Alcorcón

Rocío Martínez se ha negado a declarar ante la juez. Su novio, Mario, le ha dado coartada y ha asegurado que estuvieron toda la noche dando vueltas por la localidad madrileña

MADRIDActualizado:

La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Alcorcón (Madrid) ha acordado la prisión provisional comunicada y sin fianza de la joven de 19 años detenida por la supuesta comisión de la muerte violenta de otra joven, de 17 años, en la citada localidad madrileña.

Sobre la joven pesa la imputación de la supuesta comisión de un delito de homicidio, si bien esta calificación penal es inicial y podría variar según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial. La arrestada se ha negado a declarar ante la juez de Instrucción número 4 de Alcorcón, si bien su defensa sostiene que su cliente mantiene su inocencia. «Está muy mal y afectada», ha manifestado la letrada poco después de concluir la comparecencia. Sus padres confían en su inocencia, según su abogada.

Mario, el novio de Rocío, arrestada por ser la presunta autora de la muerte de Denisa María en Alcorcón, se ha presentado ante la juez para testificar como testigo. Al joven, conocido en la localidad madrileña como «Rews», su alias de grafitero, lo buscaba la Policía para conocer su versión de los hechos y esclarecer si tuvo alguna implicación en el crimen. Tras localizarlo, Mario ha dado una supuesta coartada a su pareja: «Estuve toda la noche con ella, dando vueltas por Alcorcón en el coche». Esas han sido las palabras del joven, que no ha precisado los lugares exactos por los que se movieron la fatídica noche del domingo.

Rocío ha pasado esta mañana a disposición judicial de la juez de Instrucción 4 de Alcorcón, Raquel Zuil, tras ser detenida el lunes en el pueblo toledano de Ventas de Retamosa. No se presentó en dependencias policiales, pese a que desde primera hora de este lunes había sospechas de que podía ser ella porque la familia de la víctima había advertido de amenazas, y finalmente, fueron los agentes de la Policía los que acudieron a detenerla.

En el marco de las investigaciones, la Policía han hallado tres armas blancas en contenedores próximos a la calle donde murió la menor. Por el momento han descartado que una de ellas fuera utilizada en el crimen, pero continúan con el análisis de las otras dos.