El delfín que ha encontrado la Policía Municipal en la Casa de Campo - AYUNTAMIENTO DE MADRID

La principal hipótesis de la Policía de Madrid sobre el delfín muerto de la Casa de Campo

Investigan la aparición del cadáver del cetáceo junto a un carril bici en la zona de Boadilla

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En los 27 años que lleva operativa la Unidad de Medio Ambiente (UMA) de la Policía Municipal jamás se habían topado sus agentes con un hallazgo como el que presenciaron este martes en la Casa de Campo. El cadáver de un delfín de 1,5 metros de largo yacía en descomposición cerca del carril bici que recorre la tapia del parque a la altura del kilómetro 27 de la carretera de Boadilla del Monte. Fue un madrileño que paseaba junto a sus dos perros el que dio la voz de alarma pasadas las 15.20 de la tarde. Los canes siguieron el rastro del hedor que desprendían los restos y dieron con su escondite.

Los policías inspeccionaron el bulto a su llegada. Estaba envuelto en una malla metálica. No tenían la certeza del animal que se trataba. Parecía un reptil, así que se pusieron en contacto con personal cualificado del Zoo de Madrid. Les mostraron una fotografía. Era un delfín.

Siete u ocho meses de edad

Dos veterinarios del delfinario se desplazaron con los funcionarios hasta el lugar y allí confirmaron la especie. «No era de gran tamaño. Según los especialistas, el cetáceo podría tener siete u ocho meses y llevaba en el lugar unos cinco o seis días, ya que al sacarlo del agua se descompone rápidamente», detalló el cabo Emilio de la UMA a este diario.

En Madrid hay 20 delfines repartidos entre el Zoo de la Casa de Campo y Faunia. No les faltan ejemplares, aseguraron ayer a la UMA, por lo que se descarta que sea de su propiedad. El cadáver fue trasladado al Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid, situado en Carabanchel, para comprobar si tiene chip. No lo detectaron, pero no se descarta que una vez retirada la red se dé con la identidad del dueño y su procedencia.

Ilegal

La autoridad administrativa Cites (Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora), dependiente del Ministerio de Economía se hará cargo del cuerpo. Las Cites llevan el control de las especies protegidas. Desde la delegación de Madrid explicaron a ABC que en ningún caso se conceden certificados a particulares para tenencia de estos animales: «Está prohibido. Solo emitimos permisos para la cría en cautividad dentro de recintos de animales o para intercambios entre centros zoológicos», informaron.

La hipótesis que baraja la UMA, que se ha hecho cargo de la investigación, es que alguien trasladó al animal acuático en un camión con intención de tenerlo en propiedad y el cetáceo falleció en el trayecto. Se trata de una especie muy delicada. Como su posesión es ilegal pudieron haberse deshecho del cadáver de este modo.