Dos bomberos trabajan en una zona arrasada por el fuego en Madrid este mes de agosto
Dos bomberos trabajan en una zona arrasada por el fuego en Madrid este mes de agosto

Primeros trabajos para recuperar las zonas devoradas por el fuego

En el incendio de Cadalso y Cenicientos, será posible la venta de la madera quemada

MADRIDActualizado:

Cerca de 2.400 hectáreas de zona verde han ardido en lo que llevamos de verano en Madrid. La Comunidad de Madrid ha iniciado ya las tareas de recuperación en estas áreas, para facilitar su recuperación. Los trabajos están llevándose a cabo tanto en los municipios afectados por los fuegos la semana pasada –en El Berrueco por un lado y en los de Rascafría, Canencia y Miraflores por otro– como en los que tuvieron lugar en el mes de julio en Cadalso de los Vidrios, Cenicientos y Las Rozas de Puerto Real, además de otros municipios de Toledo.

Los responsables regionales han mantenido encuentros con las autoridades municipales de El Berrueco, para establecer las prioridades y comenzar a trabajar en un Plan de Actuación. También el Ejecutivo regional ha acordado con los alcaldes de Rascafría, Canencia y Miraflores medidas para abordar la recuperación de las 235 hectáreas.

Apeos y acotados

En la zona del puerto de la Morcuera, está previsto realizar el apeo y retirada del arbolado afectado, el acotado de zonas arboladas para favorecer la regeneración, la posibilidad de realizar semillados de matorral de alta montaña o la evaluación de la posible erosión por la libre circulación de la lluvia.

El terreno quemado en el lado madrileño del Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, según el análisis de los expertos, podrá regenerarse en gran parte por sí mismo, por tratarse de matorrales (piornales) y pastizales de alta montaña y vegetación arbustiva de altura. No obstante, la Comunidad de Madrid colaborará con la Junta de Castilla y León, que ha sufrido daños mayores y en zona arbolada, para realizar una acción coordinada en ambas Comunidades.

El más grave

En el caso del gran incendio de Cenicientos, Cadalso de los Vidrios y Las Rozas de Puerto Real, el Gobierno regional ha declarado la emergencia y destinado 1.500.000 euros (1.000.000 euros de fondos propios y 500.000 euros solicitados al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación).

En el Ejecutivo autonómico creen que este ha sido el incendio «más grave» en la región, con una superficie quemada de 2.992 hectáreas (809 en el municipio toledano de Amorox y 2.183 en la Comunidad de Madrid) y un valor natural incalculable, al estar dentro de los espacios protegidos Red Natura 2000 y en zonas de especial de Conservación y de Especial Protección para las Aves.

En la actualidad, 26 trabajadores de la empresa TRAGSA están realizando las labores de recuperación, que comenzaron con el corte y retirada de los pinos con riesgo de caída sobre vías forestales, así como la revisión que hizo la Comunidad de los pliegos municipales para posibilitar la venta de esta madera quemada.

También están realizando el apeo de la biomasa y de la masa arbolada quemadas, para evitar la aparición de plagas forestales; el desramado y desemboque de fustes aprovechables a zonas accesibles y la eliminación mediante triturado o astillado de todos los restos generados y no aprovechados.