BPrimera carrera de los «boloencierros» de Mataelpino 2019
BPrimera carrera de los «boloencierros» de Mataelpino 2019 - @PuYouTu

El primer «boloencierro», sin incidentes tras sustituir la bola tradicional por una hinchable

El peso de la pelota ha bajado de los 200 a los 30 kilos y los participantes han tenido que usar un casco obligatoriamente

MADRIDActualizado:

El Ayuntamiento de Mataelpino ha celebrado el primero de los boloencierros previstos con motivo de las fiestas patronales sin que se haya registrado ningún incidente.

El alcalde de la localidad, Javier de los Nietos, ha explicado que han tenido lugar dos carreras con la bola grande y otras tres con bolas pequeñas para los niños.

Según el regidor, en los boloencierros de este año, la bola grande ha bajado su peso de los 200 a los 30 kilos, y para participar los corredores debían ir equipados con un casco. La bola tiene un diámetro de 2,75 metros.

«Hemos puesto a prueba la nueva bola, una bola que queríamos probar cómo se comportaba en los rebotes y en el vallado. Hemos hecho una primera carrera en la que ha ido muy acostada en uno de los laterales y viendo que la bola como es hinchable absorbía todos los resaltes del vallado y no salía proyectada», ha relatado el primer edil.

En la segunda carrera, la bola ha sido llevada «más al carril» y han «podido poner a prueba a los corredores y su habilidad». «Ha sido bastante divertida», ha añadido.

Sin música

Por otra parte, hasta el lunes 26 de agosto, el recinto ferial tendrá un horario en el que no habrá música para que puedan asistir las personas con trastorno del espectro autista (TEA) o que sean sensibles al ruido.

Según ha explicado a Ep la concejal de Servicios Sociales, Leticia Cubillos, no habrá música desde la apertura hasta las 20.30 horas.

Entre las medidas que pone en marcha el Consistorio con motivo de las fiestas, se encuentra también el «festibús» que funcionará a partir de las 5.30 de la madrugada para facilitar gratuitamente el traslado de los jóvenes, una vez termine la discoteca móvil, y así «evitar» que conduzcan, que tengan que ir andando hasta sus domicilios o que tengan que esperar al primer autobús de línea.