Pleno de la Asamblea de Madrid
Pleno de la Asamblea de Madrid - ISABEL PERMUY

PP y Cs dan luz verde por la mínima a las tres nuevas universidades privadas en Madrid

«Esto es reconocer nuestra mayoría de edad», señala un portavoz de los nuevos centros

MADRIDActualizado:

Por la mínima: 65 votos frente a 64. Y gracias al voto telemático emitido por una diputada popular, ausente por motivos de salud. Así se han aprobado las t res nuevas universidades privadas de Madrid, los centros ESIC, Cunef y Villanueva. La aprobación es el penúltimo paso para que estos tres centros adscritos -los dos primeros a la Complutense y el tercero a la Rey Juan Carlos- se conviertan en universidades independientes.

La aprobación no ha estado exenta de polémica, y ha evidenciado de nuevo la división de la Asamblea en dos bloques ideológicos muy definidos. Por un lado, PP y Ciudadanos apoyaban la iniciativa. «Son -ha dicho el popular Enrique Ossorio- centros de muchísimo prestigio, que reunen todos los requisitos», lo mismo que opina Ignacio Aguado, de Ciudadanos.

Sin embargo, el socialista Ángel Gabilondo no estaba de acuerdo en la oportunidad: ni la Ley de Universidades -que no se ha llegado a aprobar en la Asamblea- aclara suficientemente qué requisitos debe cumplir una nueva universidad, ni por lo que dice el consejo de universidades y la conferencia de rectores «está todo eso claro».

Opina además Gabilondo que, aunque está de acuerdo con un sistema abierto donde haya todo tipo de universidades, se dice que hay en la actualidad demasiadas universidades en Madrid, «y queremos poner más», se sorprende. Tampoco a Clara Serra, portavoz de Podemos, le gusta la idea: cree que es «otro ataque a la universidad pública».

El rector de la Complutense, Carlos Andradas, ha asistido desde la tribuna pública al debate de este punto del orden del día. Andradas ha recordado a los medios los reparos que puso la Conferencia de Rectores a estos proyectos, que carecerían de proyectos sólidos de investigación, entre otras carencias. En el caso de Cunef, la Complutense ha llevado a los tribunales la iniciativa porque este centro ahora adscrito a esta universidad se asienta sobre unos terrenos de la misma que le fueron cedidos precisamente por ser centro adscrito. También siguió el debate de las nuevas universidades privadas el otro candidato al rectorado de la Complutense, Joaquín Goyache.

Las críticas más directas contra los nuevos centros las ha realizado el diputado de Podemos Juan Ignacio Varela-Portas, que ha recordado los reparos técnicos que se pusieron desde la Conferencia General de Políticas Universitarias y desde la Fundación Madri+D, por sus «lagunas y carencias» que hacen que «no alcanzara el rango de universidad ni en lo relativo a su proyecto de investigación ni en el de profesorado», y en otros casos por faltas de garantías de financiación o de espacios docentes.

Carencias que, según ha exlicado la popular Isabel Pérez Baos, se corresponden con los proyectos iniciales, que se han ido reformando y mejorando posteriormente. «Los proyectos son intachables», ha asegurado.

Para Eduardo Gómez Martín, director general de ESIC, una de las tres nuevas universidades privadas, este paso supone «el reconocimiento de nuestra mayoría de edad» como centros educativos. Asegura que «nuestros grados cumplen los ratios requeridos» y advierte que «nuestra intención no es crecer mucho sino ganar en autonomía».