Almeida y Villacís, en un debate organizado en ABC en mayo de 2017
Almeida y Villacís, en un debate organizado en ABC en mayo de 2017 - JAIME GARCÍA
Ayuntamiento

PP y Cs se sientan a negociar con un clima de máxima tensión para definir un pacto para la capital

Los dos grupos debaten este jueves el acuerdo programático de investidura que enviaron el miércoles los populares a la formación de Rivera y Vox

MadridActualizado:

El Partido Popular y Ciudadanos retomarán hoy el contacto para tratar de alcanzar un pacto que permita girar el timón del Palacio de Cibeles hacia el centro-derecha a partir del próximo sábado. Tienen menos de 48 horas para acelerar el deshielo de sus relaciones y definir el futuro de la capital con un acuerdo que incluye una condición explícita e inexorable: el candidato popular, José Luis Martínez-Almeida, será el alcalde que sustituya a Manuela Carmena, ya que los populares resultaron la fuerza más votada del bloque conservador, con 15 escaños frente a los 11 de Cs y los 4 de Vox.

La formación de Albert Rivera no ha despejado aún la incógnita de si meterán en la urna el nombre del sucesor de Esperanza Aguirre. Su pretensión ha sido, al menos hasta ahora, que su cabeza de lista, Begoña Villacís, se haga con el bastón de mando de la ciudad. Objetivo irrealizable. El PP ya ha advertido que no cederá esta plaza, como zanjó Pablo Casado el martes a Albert Rivera: «O gobierna a Almeida o lo hace Carmena». Ante este escenario, la única puerta de emergencia que le quedaba por rebasar a la candidata de la formación naranja era la de que Manuela Carmena le regalara sus votos en la sesión de investidura, pero esta vía, aunque ya lo había avanzado este diario por fuentes de Más Madrid, la descartó ayer su protagonista.

Carmena atendió ayer a los medios tras presidir el último Pleno de su mandato y ante la pregunta de si sus 19 concejales pondrían el nombre de Villacís el día 15 contestó: «La extrema derecha ha hecho un pacto con el PP y Cs está pactando con ambos. Las preguntas que me hacéis podrían tener sentido hace diez o doce días. Ahora no porque vosotros mismos me habéis dicho cuál es la manifestación que ha hecho Rivera».

El líder de Ciudadanos declaró por la mañana en el Programa de Ana Rosa que no iba a permitir que la regidora en funciones continuara al frente de la Administración madrileña. También lo comunicó así Silvia Saavedra ante la ausencia de Villacís:«Nosotros lo que tenemos seguro es que Carmena se va a ir del Ayuntamiento de Madrid». También consideró Saavedra que le «sorprendería muchísimo» que la alcaldesa apoyara a su candidata y que respaldara «las políticas que propone Cs como bajar impuestos, aumentar las bonificaciones, incrementar la eficacia de los servicios de limpieza, soterrar la A-5, eliminar chiringuitos políticos,... Me sorprendería muchísimo que la alcaldesa pudiera dar un giro de 180 grados». La única vía que estudiaría Carmena es la de una negociación con Villacís en caso de romperse las relaciones con los populares, pero solo para que ella revalidara el cargo. Un sudoku con demasiadas casillas en blanco.

La «ambición» de Villacís

Almeida comunicó ayer a los periodistas, tras ponerse el broche al mandato de Ahora Madrid, que habían enviado a sus dos aliados un programa de investidura que, según el candidato del PP, es «asumible por cualquier votante de centro-derecha».

Preguntado acerca de si estaba molesto por la actitud de su homóloga de Cs, el abogado del Estado declaró que no, pero lanzó con tono de advertencia: «Me molestaría que una ambición personal frustrara el cambio». El modelo de gobierno que persigue cerrar estos días es el de un bipartito con Cs y rubricar acuerdos puntuales con Vox, un socio necesario en el baile, pero Almeida también se muestra flexible a repartir los poderes con las dos formaciones que le encumbrarían en Cibeles. Su única incomodidad, reveló, es «que siga la izquierda en la ciudad».