Imagen de archivo de un tren de Cercanías
Imagen de archivo de un tren de Cercanías - ABC

El PP reclama a Sánchez que ejecute el Plan de Cercanías

El grupo popular en la Asamblea urge a que se adquieran nuevos trenes para mejorar la accesibilidad

MADRIDActualizado:

El Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid presentará una Proposición No de Ley (PNL) en la Asamblea de Madrid en la que exige al Gobierno de Pedro Sánchez que cumpla con los acuerdos de mejora que preveía el Plan de Cercanías de Madrid (2018-2025). Los populares, que registrarán hoy su propuesta en la Cámara regional, urgen al Ejecutivo socialista en funciones que adquiera los trenes de última generación incluidos en dicho plan para «mejorar la accesibilidad de personas con movilidad reducida» a la red ferroviaria.

El Plan Integral de la Mejora de los Servicios de Cercanías de Madrid fue aprobado a principios de 2018 por el entonces Gobierno de Mariano Rajoy (PP). Fue dotado con 5.100 millones de euros que tenían como objetivo mejorar la movilidad de 5,6 millones de personas en la Comunidad de Madrid. Tras la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa, ese plan quedó diluido. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, prometió entonces invertir 1.000 millones de euros en 2019 y 2020 en la red madrileña.

«Para dar respuesta a las acciones más apremiantes, se realizó un plan urgente para el periodo 2018-2019 dotado con 580 millones de euros y que contenía medidas de intervención inmediata en estaciones, modernización de las infraestructuras y la compra de nuevos trenes», explican a ABC fuentes del Grupo Parlamentario Popular. «Con la entrada del Partido Socialista en el Gobierno de España, estas actuaciones, incluidas las relacionadas con la accesibilidad, se han visto frenadas», aseguran.

Entre las principales reclamaciones que se recogen en la PNL, está que el Ejecutivo central incorpore trenes de última generación que «permitan asegurar lo antes posible una frecuencia de paso de los mismos en toda la red de cercanías de Madrid». Asimismo, solicitan que, de forma permanente, se pueda acceder a los horarios para que los usuarios puedan conocerlosde antemano. Por otra parte, proponen instalar el vagón accesible contiguo a la cabecera del tren, de forma que el viajero con movilidad reducida sepa donde va a parar el vagón y pueda situarse en el lugar correspondiente del andén.

Calendario de obras

Otra de las medidas que el PP estima urgente, es la elaboración de un calendario en el que se prioricen las obras de aquellas estaciones que permitan optimizar los recorridos de los trenes accesibles. «Así se lograría atender al mayor número de usuarios, de forma que se dé prioridad a la accesibilidad frente a otros intereses», consideran. Y recuerdan: «La línea C2, por ejemplo, no garantiza la accesibilidad estación-tren en ninguna de sus paradas».

Según los populares, de las 92 estaciones de la red de Cercanías que atraviesa la región, solo 66 cuentan con itinerario accesible. «Hay aún 26 que no son accesibles a día de hoy». En su propuesta reflejan lo que, a su juicio, es una paradoja de la red madrileña: «Se da la circunstancia de que hay ya estaciones accesibles que no cuentan con trenes de última generación, lo cual no garantiza el derecho a la movilidad de los usuarios», opinan.

La red de Cercanías de Madrid acumula diariamente quejas de sus usuarios –que tienen más reflejo en las redes sociales que en las reclamaciones al servicio– relativas a los retrasos de sus trenes y las incidencias que les hacen llegar tarde a sus puestos de trabajo. «Tiene casi 300 trenes con más de 25 años de antigüedad que hacen urgente la adquisición de nuevos convoyes, algo que ya estaba previsto en el Plan de Cercanías del PP, que destinaba 2.280 millones de euros para nuevo material rodante plenamente accesible», critican.

La red cuenta con más de 360 kilómetros y nueve líneas –más el «Eléctrico» del Guadarrama– que usan al año 240 millones de viajeros. Hasta el 31 de agosto, el tramo comprendido entre Delicias y Atocha de la C1 y C10 permanecerá cerrado por obras.