El portavoz de los pueblos de la Sierra Norte asegura que Méndez actúa con «mezquindad y desvergüenza»

El también presidente del consejo del Patronato de Áreas de Montaña (PAMAM), se siente «engañado y utilizado» por la reunión en la Delegación del Gobierno

MARÍA ISABEL SERRANO
Actualizado:

MADRID. «Sólo desde la desvergüenza y la mezquindad se puede utilizar un cargo de responsabilidad pública para hacer política partidista». Esta es una de las frases contenidas en una carta escrita por el presidente del consejo asesor del Patronato de Áreas de Montaña (PAMAM), de la Sierra Norte, Rafael Pastor, con destino al delegado del Gobierno, Constantino Méndez, a la que ha tenido acceso ABC.

Pastor, del PP y alcalde de Garganta de los Montes, se duele por el comportamiento de Méndez en el asunto relacionado con la ola de robos por parte de la «banda de los ordenadores» y, en especial, porque, a su juicio, el delegado ha querido aprovechar su reunión con el consejo asesor del PAMAM del pasado viernes 24 de febrero «para arremeter contra la Comunidad de Madrid, que no tiene competencia ni responsabilidad en seguridad ciudadana. Por eso me siento engañado y utilizado», escribe el alcalde de Garganta de los Montes.

«Abandonados»

En aquella reunión del pasado viernes con el delegado del Gobierno, Rafael Pastor estuvo acompañado por el vicepresidente y el secretario general del PAMAM, José Manuel Herrero (alcalde socialista de Patones) y Agustín Calvo (independiente y alcalde de Villavieja del Lozoya), respectivamente. Momentos antes de iniciarse la reunión Constantino Méndez hizo una serie de comentarios a la Prensa y calificó de «abandonados en materia de apoyo por parte del Gobierno regional» a los municipios más pequeños de la provincia, entre ellos, la mayoría de los 42 de la Sierra Norte.

«Generar nuestra división»

«Creo -dijo también el delegado del Gobierno- que la actitud del Gobierno de Esperanza Aguirre en la dirección de las necesidades de estos municipios es una auténtica vergüenza... La financiación de nuevos efectivos de Policía Local ha ido dirigida a los municipios donde espera más rédito electoral». Lo dijo, todo, minutos antes de sentarse a la mesa con los tres representantes de la Sierra Norte.

«En toda la actuación del señor Méndez -dice la misiva de Pastor- ha primado su sectarismo e interés partidista sobre el servicio al ciudadano y el interés general» y recuerda que fueron los 42 pueblos de la Sierra Norte los que pidieron reunirse con el delegado «ante la creciente ola de inseguridad ciudadana». «La respuesta del delegado fue convocar primero a los alcaldes del partido socialista, con el único objetivo de generar división en el seno del consejo asesor del PAMAM».

«No perdona el delegado del Gobierno -explica el portavoz de los pueblos de la Sierra Norte- que los alcaldes socialistas, independientes y populares le exijamos a él, como único responsable de la seguridad en nuestra Comunidad, que actúe y ejerza sus obligaciones. Sólo así se explica una reacción tan visceral como la suya, arremetiendo contra la Comunidad de Madrid. No sabíamos, señor Méndez, que recordarle su responsabilidad iba a provocar en usted tanta hilaridad».

Y continúa la misiva: «La seguridad pública en nuestra comarca la presta en exclusiva la Guardia Civil ... La propuesta de llevar un grupo de intervención rápida nos parece totalmente insuficiente porque es pan para hoy y hambre para mañana ¿Qué pasará en unos días cuando ese grupo esté operativo en otra parte de la región? Que volverán los delincuentes a la Sierra».

«Actitudes sectarias»

«Hasta ahora -dice la carta- sabíamos que la Delegación del Gobierno tenía abandonada a su suerte la Sierra Norte, negándonos más guardias civiles. Ahora sabemos que el señor Méndez es indigno de ostentar ese cargo».

Por último, Pastor comenta que «como al delegado le podemos atribuir actitudes sectarias pero, en ningún caso, le presumimos ignorante, olvida de manera intencionada que los municipios de la Sierra Norte no tenemos obligación legal de tener constituido un Cuerpo de Policía Local y que la práctica totalidad carecemos de él».