Manuela Carmena en un acto con representantes de la Policía Municipal
Manuela Carmena en un acto con representantes de la Policía Municipal - Guillermo Navarro

Policías, contra el Ayuntamiento: «La oferta es ridícula. Nos chupan la sangre»

Los sindicatos se reúnen hoy de nuevo con representantes del consistorio para intentar firmar un nuevo convenio

MADRIDActualizado:

Los sindicatos policiales se reúnen hoy con el Ayuntamiento, después de que un asesor del delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, les desconvocase en el último momento el pasado 16 de julio.

Las esperanzas con las que acuden son mínimas, sobre todo, después del anuncio que hizo Barbero el martes: denunciarán a los 222 policías que cogieron la baja durante el Orgullo. Debido a esta decisión, el conflicto parece que se alarga y la firma de un nuevo convenio todavía está lejos. «La oferta que hace el Ayuntamiento es ridícula e insuficiente. Además, la decisión de Barbero no ayuda», explica Marino Perales, secretario general de CPPM, que considera la decisión una medida de «chantaje y presión».

«Creemos que la intención del Ayuntamiento es mercadear con los expedientes en la negociación», afirma, por su parte, José Francisco Horcajo, portavoz de CSIT-UP.

Para dar visiblidad al conflicto y reivindicar su situación los sindicatos llevan a cabo dos medidas de protesta. Antes del inicio de la negociación, los policías calientan motores sobre una bicicleta, en una marcha que transcurre desde Cibeles hasta Príncipe de Vergara. «Vamos con cuidado de no formar grupos de más de 20 personas para que no lo consideren concentración ilegal y nos abran expediente por ello», dice José Francisco Horcajo, portavoz de CSIT-UP.

Mañana, en la Puerta del Sol, realizarán una campaña de donación de sangre. «El Ayuntamiento nos chupa la sangre. Antes de que nos deje sin una gota, la donaremos por una buena causa», asegura Perales.

Aunque los ánimos policiales están dañados, los sindicatos afirman que van a seguir intentando conseguir la mejor propuesta. «Verbalmente nos han ofrecido avances, pero no han sido plasmados en una propuesta definitiva», zanja Perales.