Un policía municipal explica, ayer, a un mimo que no puede quedarse en la plaza - MAYA BALANYA
Plan de seguridad en Centro

La Policía elimina las estatuas humanas de Sol y obliga a los mimos a identificarse

El Ayuntamiento ha exigido poner fin al «parque temático» de la Plaza Mayor y el Kilómetro 0

MadridActualizado:

La Puerta del Sol mutó hace años en un auténtico parque temático, con atracciones de feria encarnadas por vidas vulnerables. La invasión de espontáneos para ganarse el jornal ha ido ocupando con el tiempo más espacio en el turístico kilómetro cero: los manteros, los muñecos animados –cada vez más grandes–, las estatuas vivientes, las gitanas del romero, los pedigüeños, los loteros «móviles»,... La indignación ha ido creciendo en la misma medida entre los vecinos y los comerciantes que cumplen con su pago religioso de tributos y tasas por ocupar la vía pública. Desde hace dos semanas, la Policía Municipal ha «limpiado» este espacio de estatuas humanas. Ya no están los hombres que levitan, ni el motorista que vuela, ni la docena de personas que a lo largo del día permanecían petrificadas en la plaza. Ya no hay lugar para ellos. El concejal de Centro, Jorge García Castaño, tenía claro desde que llegó al distrito que había que poner fin a esa situación, como reconoció en una entrevista a ABC. El pasado mes de mayo solicitó a la Policía diseñar un plan para dignificar la Puerta del Sol y la Plaza Mayor. Su orden ya ha llegado y se está ejecutando con comprensión y sin ningún altercado.

El intendente de la Unidad de Policía Municipal de Centro Sur tomó las riendas de la operación para prohibir a estas personas «trabajar» en las plazas. También exige a los muñecos animados, por motivos de seguridad, que desempeñen su labor a cara descubierta. El Cuerpo se apoya para llevar a cabo estas medidas, en primer lugar, en el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista. España continúa en alerta 4. «No se puede permitir que haya obstáculos en la vía pública donde se pueden esconder artefactos explosivos, con personas que no se sabe quiénes son porque están disfrazadas», explican fuentes oficiales refiriéndose a las estatuas humanas. Algunas de ellas regresan al lugar, pero vuelven a ser retiradas. «¿Dónde está el límite?», les preguntan a los funcionarios del orden.

Un agente, ayer, pidiendo a dos muñecos que levanten el disfraz
Un agente, ayer, pidiendo a dos muñecos que levanten el disfraz - MAYA BALANYA

Para conocer la identidad de los muñecos que se esconden bajo los numerosos Mickey, Minnie y Peppa Pig que invaden estos puntos turísticos, los agentes se escudan en la ley de Seguridad Ciudadana 4/2015. De hecho, la unidad tiene filiados a todos los personajes animados por si ocurre algún incidente. «Me parece bien que hagan esto por todos los locos que han matado a gente en otras ciudades, pero es verdad que cuando no nos ve la Policía nos volvemos a tapar la cara», cuenta William, un peruano que lleva ocho meses en la Puerta del Sol trabajando bajo el disfraz del famoso ratón de Disney.

Aplauden la medida

Las rondas policiales están siendo constantes en Sol y la Plaza Mayor para mantener las «performances» alejadas. Los maniquíes vestidos de flamencos para hacerse fotos y las cabras que asustan a los transeúntes se han quitado de la vía pública. La insistencia con los muñecos para que vayan con el cabezón levantado también es persistente. «Si se lo bajan, volvemos a identificarles una y otra vez», explica un agente apostado en Sol.

Según la ordenanza Fiscal General de Gestión, Recaudación e Inspección, el suelo en ambas plazas está valorado en 3.255,31 euros para su ocupación. Estas personas lo emplean para su beneficio de forma gratuita, sin autorización, sin solicitar nada, algo que lleva tiempo denunciando la Asociación de Comerciantes e Industriales de Preciados, Carmen, Sol y adyacentes (Apreca ). Su presidenta, Paloma de Marco, comenta que han reclamado a la Junta de Distrito que dé una imagen del Centro, «el espejo hacia Europa, de una capital moderna y con seguridad».

«Cuando vas a Picadilly, en Londres, o a Times Square, en Nueva York, no te encuentras este circo», apostilla un residente. De Marco aplaude la iniciativa de la Unidad de Policía de Centro Sur por iniciar actuaciones «que mejoran el aspecto del distrito». A juicio de la representante de los comerciantes, que estos individuos ocupen la vía pública, «sin pagar ninguna tasa», va en detrimento «de aquellos empresarios que por sus terrazas, expuestas a limitaciones, pagan grandes sumas al Ayuntamiento». Desde Apreca esperan y confían en que estas acciones continúen hacia adelante y se eliminen «más obstáculos» de la calle.