J. M. MATA
SUCESOS

La Policía busca a tres rumanos por matar a la «madame» de un club

La regente del prostíbulo, en Coslada, les vetó entrar porque iban borrachos y la asesinaron a golpes

CARLOS HIDALGO
MadridActualizado:

La Policía Nacional busca a tres individuos de origen rumano como presuntos autores de la salvaje muerte de una compatriota en el interior de un club de alterne en Coslada. El suceso ocurrió la madrugada del viernes, y eleva a nueve los homidios perpetrados en la región en lo que va de año.

Los hechos comenzaron en otro prostíbulo de la misma calle, la avenida de los Príncipes de España. El dueño de ese local, en el que trabajan chicas dominicanas, echó a tres individuos rumanos que estaban borrachos, porque se encontraban causando molestias.

Estas personas, entonces, acudieron a un establecimiento similar, llamado Copacabana, regentado por una madre y su hija, también del mencionado país del Este. Eran aproximadamente las 4 de la madrugada, indicaron a ABC fuentes de la investigación. En el interior se encontraba solo la más joven de las dueñas, Elena Victoria Anghel, de 42 años.

Los atacantes intentaron entrar en el Copacabana, pero la víctima trató de impedírselo. Comenzaron una discusión en la puerta, justo al lado de donde estaba aparcado el BMW de la «madame». La emprendieron a golpes con ella, que entró a refugiarse en el local.

Pero la paliza continuó y le reventaron la cabeza y la cara, indicaron fuentes policiales. Dejaron el cadáver, que estaba vestido, dentro del club.

La madre de Elena se intranquilizó al ver que no regresaba a casa y acudió a la comisaría de Coslada-San Fernando a interponer la denuncia. El coche de su hija continuaba aparcado en la puerta y nadie le abría. Los agentes consiguieron el permiso judicial para irrumpir en el Copacabana y hallaron el cadáver. Todo este último proceso se produjo entre las cinco y las siete de la tarde, por lo que Elena Victoria llevaba muerta entre 12 y 14 horas.

Grabaciones de clientes

El Grupo VI de Homicidios se ha hecho cargo de la investigación y se ha entrevistado con el regente del club del que fueron expulsados los sospechosos antes de llegar al Copacabana.

El análisis forense determinará si, además de matarla, los asesinos vejaron sexualmente a la víctima.

El escenario del crimen fue objeto de una conocida operación policial hace años. En 1999, la Policía liberó a 17 mujeres y detuvo a ocho personas, entre ellas los proxenetas de este negocio y de otro llamado Kristal, en Arganda del Rey. Se supo entonces que los «chulos» grababan a los clientes cuando se encontraban con las chicas, la mayoría del Este de Europa y de apenas 18 años. Las habían traído a España con la excusa de un buen trabajo.

Los explotadores, checos y españoles, colocaron la cámara detrás de una alarma, camuflada. Los agentes sospechaban que había más y que las imágenes eran utilizadas para extorsionar a los clientes.