Armas «aisoft» incautadas
Armas «aisoft» incautadas - Policía de Alcorcón

La Policía de Alcorcón incauta varias armas «airsoft» por utilizarlas en lugares prohibidos

El propietario, además, no tenía la tarjeta obligatoria para su uso

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Agentes de la Policía Municipal de Alcorcón han incautado este miércoles varias armas airsoft y han procedido a denunciar a su propietario por su utilización en un lugar indebido, así como por carecer de la obligatoria tarjeta de armas para su uso.

«Este tipo de armas, incluidas dentro de la cuarta categoría del reglamento, deben ser utilizadas exclusivamente en zonas permitidas y habilitadas, y con la preceptiva tarjeta de armas para su posesión y uso fuera del domicilio», han señalado desde la Policía Municipal a través de sus redes sociales.

Las armas de airsoft son un tipo especial de pistolas de aire suave, réplicas de armas reales, de muy baja potencia pero de gran precisión, que están diseñadas para la práctica de deportes de airsoft y disparan pequeñas bolas de plástico (PVC y materiales biodegradables) de 6 y de 8 milímetros de diámetro.

El airsoft es un juego o deporte de estrategia basado en la simulación militar, similar al paintball, que se diferencia de este en que los proyectiles usados son mucho más pequeños, no manchan de pintura y se realiza en escenarios de juego similares a los de una guerra real, con equipamiento paramilitar.

Se practica principalmente en dos tipos de escenarios: en campos abiertos, para jugar largas distancias; o a cortas distancias dentro de edificios, naves abandonadas o recintos para jugar, los cuales suelen estar acondicionados con elementos como muros, búnkers, trincheras, edificios, torres y otras edificaciones similares.

Las municiones son casi inofensivas, pero es obligatorio que todos los participantes y las personas que estén situadas dentro del área de juego lleven gafas de protección homologadas y protección facial/bucal (este último opcional) para evitar lesiones oculares y dentales, puesto que son las zonas del cuerpo más vulnerables.

Si se respetan las normas, la probabilidad de sufrir un accidente es mínima, ya que antes de cada partida, los jugadores están obligados a pasar sus marcadoras por el cronógrafo para comprobar su potencia, además de presentar la tarjeta de armas registradas autorizadas, que debe viajar siempre con ellas y en vigor.