tauromaquia

Las desconocidas plazas de toros de Madrid

Aparte de Las Ventas, que fue usada como huerta, hubo dos plazas de toros más: una cerca de la Puerta de Alcalá y otra en Goya, donde actualmente está el Palacio de los Deportes

madrid Actualizado:

Decenas de miles de personas han bailado, gritado, llorado y se han desgañitado en los multitudinarios conciertos del Palacio de los Deportes. Pero muchos de ellos no saben que antes de ser un pabellón multiusos, ese mismo espacio lo ocupó la Plaza de Toros de Goya, también conocida como Plaza de Toros de la Carretera de Aragón –por estar próxima a la continuación de la calle de Alcalá–. Comenzó a formar parte del paisaje madrileño en 1873 de las manos y genialidades de Emilio Rodríguez Ayuso y Lorenzo Álvarez Capra, quienes levantaron un coso de estilo neomudéjar con un ruedo de 60 metros de diámetro y un aforo de 15.000 espectadores.

Las plazas de toros, todas en el barrio Salamanca

Pero no fue el primer coso de Madrid. La Plaza Mayor, donde ahora hay Spidermans, Kittys y bocadillos de calamares, se usaba para celebrar corridas, hasta que en 1737 se edificó la primera plaza de toros provisional: Casa Puerta. Situada junto al río Manzanares, tenía una estructura de madera y forma circular capaz de acoger a 10.900 aficionados. Aunque sentó precedente, no es la primera plaza de toros oficial de Madrid, sino que ese privilegio lo tiene la Plaza de Toros de la Puerta de Alcalá. Situada cerca del emblemático símbolo que le dio nombre –donde actualmente se cruzan las calles Claudio Coello y Conde de Aranda– fue construida en 1749 gracias a la financiación de Fernando VI.

El disfrute duró hasta 1870, década en la que se desarrolló el ensanche urbano de la capital. Se prescindió de la taurina Puerta de Alcalá, y en su lugar llegó la Plaza de Toros de Goya, inaugurada oficialmente en 1874. Pero la población comenzó a crecer, y la popularidad de la tauromaquia, también. La goyesca plaza se quedó pequeña, por lo que se comenzó a edificar la plaza de toros por excelencia, Las Ventas –inaugurada en 1931–, con un estilo arquitéctonico similar al de su antecesora y con una capacidad para 25.000 asistentes.

Lo que algunos todavía desconocen es que en Las Ventas,además de toros, hubo patatas. Sí, como lo leen. Durante la Guerra Civil española (1936-1939) fue usada como tierra de cultivo de verduras y hortalizas. Al finalizar la guerra, se descubrió el uso que se le había dado. A pesar de ello, en menos de dos meses, la Monumental albergó la Corrida de la Victoria, a la que acudió el nuevo Jefe de Estado, el golpista Francisco Franco.