Pedro Rollán (cuatro por la izda.), ayer, en Las Ventas
Pedro Rollán (cuatro por la izda.), ayer, en Las Ventas - MAYA BALANYÀ

Las plaza de Las Ventas encoge: el ruedo será más pequeño y las gradas perderán aforo

La segunda fase de las obras, entre junio de 2019 y 2021, dotarán de mayor espacio a los espectadores, pero se reducirá el número de localidades

MadridActualizado:

Los toreros tendrán menos espacio para lidiar en Las Ventas. El ruedo de la plaza, de 60 metros de diámetro, verá reducido su tamaño en la segunda fase de las obras de reforma, cuyo inicio está previsto para junio del próximo año. La prolongación de los graderíos hacia el centro del coso pondrá fin así a la reclamación histórica de los profesionales, quienes consideran que la elevada amplitud del ruedo madrileño aumenta el riesgo potencial durante las faenas.

La plaza se someterá a una renovación integral para adecuar el recinto a las normas de seguridad requeridas como espacio multiusos. Para ello, se ampliarán los asientos, pasillos y escaleras de las gradas, lo que supondrá una reducción -aún sin determinar- de las más de 23.700 localidades que posee en la actualidad. «Va a permitir que la plaza sea más accesible, más cómoda, más segura y con una mayor superficie para los espectadores», precisó ayer el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, en una visita al recinto.

A falta de redactarse el proyecto técnico, la disminución del aforo se tratará de compensar, precisamente, con la extensión del graderío hacia el centro de la plaza, lo que provocará a su vez la rebaja del diámetro del ruedo, también por definir. La Comunidad destinará 15,1 millones de euros con el objetivo de que Las Ventas se convierta en un espacio de referencia más allá del uso estrictamente taurino. Estos trabajos se extenderán hasta 2021.

Mientras eso llega, los operarios continúan trabajando en la primera parte del proyecto, centrada en la recuperación del falso techo original de las cubiertas y las andanadas del nivel superior de los graderíos, destruidas por un incendio en 1963. «Se intentarán hacer en tiempo, en forma, en precio y generando las menores molestias e inconvenientes para los usuarios», explicó Rollán, sabedor de que el plazo fijado para la finalización de las labores vence el 21 de septiembre.

Al mismo tiempo, ha comenzado la reparación de las cubiertas de teja árabe situadas alrededor del coso para mejorar la evacuación del agua de lluvia y evitar filtraciones a la zona de las andanadas. Las obras pararán durante los fines de semana para respetar los festejos y eventos de la plaza, en los cuales solo permanecerán cerradas las banquetas de las andanadas hasta la celebración de la Feria de Otoño. La empresa pública Obras de Madrid es la encargada de redactar y ejecutar un proyecto que modernizará las instalaciones de la Monumental, de estilo neomudéjar y declarada Bien de Interés Cultural en 1994.