Recreación del proyecto Alovera Beach
Recreación del proyecto Alovera Beach - ABC

La playa de Madrid abrirá en el corredor del Henares en 2020

El proyecto, con una inversión superior a los 15 millones, contará con una lámina de agua de 25.000 metros cuadrados y espacios de restauración y para el desarrollo de actividades deportivas

MADRIDActualizado:

Madrid tendrá su propia playa en apenas dos años y medio y a menos de una hora de distancia. El corredor del Henares será el escenario de Alovera Beach, un proyecto que prevé instalar una laguna artificial de 25.000 metros cuadrados, 15.000 metros de playa, servicios de restauración y actividades acuáticas y deportivas. Con una inversión de 15,6 millones de euros, los promotores esperan crear 350 puestos de trabajo e impulsar un plan urbanístico.

El plan, impulsado por el grupo Rayet y la compañía Crystal Lagoons, nace con la pretensión de no convertirse en una macropiscina, sino en una playa artificial, la más grande de Europa. Ubicado en el municipio de Alovera ( Guadalajara), en el límite entre la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha, contará con cinco zonas diferenciadas sobre un ámbito público de 104.000 metros cuadrados: lámina de agua y playa; equipamiento deportivo y de entretenimiento; área infantil con toboganes; escuela de vela y espacio para deportes náuticos y, en último término, una zona con restaurantes y chiringuito con capacidad para 1.000 personas.

El proyecto, ideado para complementar un desarrollo inmobiliario en la zona, se situará en el sector II-15 Las Suertes y estará conectado con Madrid por la A-2 y un nuevo acceso en la avenida de Castilla del municipio. Los promotores han asegurado que esta nueva vía se abordará con capital privado, no atravesará el casco urbano y no superará los 150 metros. «Será un concepto innovador que transformará la vida de Alovera», ha dicho Félix Abánades, presidente de Rayet. Además, se prevé la construcción de mil plazas de aparcamiento.

La edificación de las 4.000 viviendas, según han detallado desde Rayet, será en suelo privado y, en función de las características, oscilarán entre los 110.000 y los 240.000 euros.

Habida cuenta de que el complejo de ocio se situará sobre suelo público, el desarrollo de las actividades será a cambio de un cánon que todavía está por determinar. Abánades ha detallado que será consensuado con el Ayuntamiento de Aloverá y que, a fecha de hoy, a varias propuestas sobre la mesa. Una es que el Consistorio entre en la participación de los beneficios de Alovera Beach o que haya entradas gratuitas para los vecinos de la localidad.

Sostenible

Los promotores, además de afanarse en alejar este proyecto de la sombra de Eurovegas, tambián han insistido en la sostenibilidad del mismo. El director regional para Europa de Crystal Lagoons, Francisco Matte, ha explicado que el consumo de agua será hasta treinta veces menos que un campo de golf y la mitad que un jardín de las mismas dimensiones, que es equivalente a ocho campos de fútbol como el Santiago Bernabéu. Además, los componentes químicos serán cien veces menos que una piscina convencional. «La sostenibilidad lo hace aún más más atractivo, solo emplea el 2 por ciento de la energía requerida por tecnologías de filtración estándar», ha detallado Matte.

El sistema de limpieza de la laguna será con una innovadora tecnología con ultrasonidos, que llevan la suciedad al fondo (que llegará a las dos metros y medio) y, después, son depurados con un robot. El agua se trata en función de las características de cada momento, siempre conectado con la central en Santiago de Chile. Allí se da una orden que difunde los componentes químicos.

El desarrollo de Alovera Beach, que ya ha sido aprobado en el Pleno de la localidad, se aleja de otros macroyectos como Eurovegas o el recientemente proyectado en Torres de la Alameda en tanto que no necesita permisos especiales, pues no contará con casinos ni necesita construir nuevas infraestructuras. Según Abánades, la predisposición del Gobierno de Castilla-La Mancha es buena: «Ha habido consultas a nivel regional y no habrá problemas».

Desde 10 euros

A falta de definirse los detalles del plan, que se pulirán durante un año y medio aproximadamente (tramitación administrativa), uno de los atractivos de esta playa urbana es que será de acceso público, al contrario que otras similares como la que Crystal Lagoons instaló en Dubai. El coste previsto será de 10 euros con derecho a acceder a todas las instalaciones, si bien el consumo en restaurantes y en las escuelas de vela será aparte. Abierto todo el año, la previsión de asistencia más ambiciosa cifra los visitantes en 400.000.