Casa de apuestas en el madrileño barrio de Tetuán
Casa de apuestas en el madrileño barrio de Tetuán - JAIME GARCÍA

Piden que Telemadrid evite la publicidad del juego en horario infantil

El Gobierno regional promete que su norma será compatible con la ley nacional en curso

MADRIDActualizado:

La proliferación de casas de juego y de apuestas enla región ha despertado la preocupación de los partidos políticos. Aunque los datos del Gobierno regional descartan que haya motivos para la alarma, la consejería de Hacienda va a modificar el decreto que regula estos establecimientos, para reforzar los controles de acceso. La oposición le pide además que se plantee prohibir o limitar los anuncios publicitarios sobre el juego en Telemadrid, en línea con la Ley Estatal del Juego que se está elaborando. En el Gobierno regional se comprometieron a que su nueva normativa será compatible con la estatal.

El decreto que prepara el Gobierno autonómico, explicó la consejera de Economía y Hacienda, Engracia Hidalgo en la Asamblea, obligará a que los locales de apuestas tengan un mostrador de acceso similar al que ya hay en casinos o bingos. Es una manera de evitar eficazmente que entren menores o personas incluidas en el registro de quienes se autoprohíben la entrada, donde ya hay más de 17.000 personas

De acuerdo con los datos de la consejera, en Madrid hay 5,06 casas de apuesta por cada 100.000 habitantes, mientras que la media nacional está en 6 y hay autonomías muy por encima, como Murcia (19,6) o Andalucía (8,35). Hay censados un total de 606 locales donde se apuesta en la Comunidad, pero en el 62 por ciento de los casos, están dentro de salones de juego en los que además hay máquinas tragaperras y otros juegos de azar.

Frente a esto, la consejera Engracia Hidalgo destaca los «3.100 locales de hostelería en Valencia que cuentan con zonas de apuesta», algo que en Madrid no está permitido, recuerda.

Tragaperras

Fuentes de la consejería de Economía destacan un dato: las apuestas suponen sólo un 6 por ciento del juego privado. La mayor parte de la actividad se produce en las tragaperras, el llamado «juego caliente» que además es, según los expertos, el que crea más adicción.

En Madrid hay 5,06 casas de apuesta por cada 100.000 habitantes. En España, 6

Pero los grupos políticos de oposición están muy preocupados por esta actividad, que parece en plena efervescencia. Meses atrás, Podemos ya presentó una proposición no de ley pidiendo una Ley Integral del Juego, en la que entre otros asuntos, se evitar la publicidad de apuestas deportivas y juegos en horario infantil – incluidos los eventos deportivos en ese horario– en la televisión pública madrileña, Telemadrid.

La misma idea que ayer en la Asamblea apoyaron Ciudadanos y PSOE. La diputada socialista Paz Martín planteaba «que se le diera el mismo tratamiento que a la publicidad del tabaco y el alcohol, respetando los horarios infantiles» y evitándola en la televisión pública madrileña. «La legislación nacional que ahora está redactándose va en este sentido», recordaba. La consejera Hidalgo adelantó que esperará a que se apruebe esa normativa estatal para que el decreto regional «sea lo más compatible posible» con ella.

Cupos y distancia

De momento, los cambios se centrarán en el refuerzo del control de accesos y la rotulación de estos locales, donde «muchas veces aparecen mensajes engañosos, como “casino” o “bingo”», explica Hidalgo.

Se ha descartado fijar un cupo de locales, o establecer a qué distancia pueden situarse de centros de enseñanza o establecimientos donde se tratan las ludopatías, una de las exigencias que le planteaban desde Podemos.

Un mostrador a la entrada del local evitará el acceso a menores y personas que se lo autoprohíben

Existe un grupo operativo compuesto por ocho agentes de Policía que se dedican a la Inspección y Control de Juego en la Comunidad. A lo largo de 2017, se abrieron 389 expedientes a estos locales, de los cuales 23 fueron por la presencia de menores, algo que también está prohibido en la actualidad.

Un reciente informe publicado por ABC (24-VIII-2018) señalaba que el negocio de las casas de apuestas crecía exponencialmente en los barrios más pobres. Avenidas como Bravo Murillo, Alcalá, Marcelo Usera o La Albufera concentran docenas de locales de apuestas que van sustituyendo, progresivamente, al comercio tradicional.