El gerente de la EMT e Inés Sabanés, en la comisión de investigación
El gerente de la EMT e Inés Sabanés, en la comisión de investigación - ERNESTO AGUDO

El perito judicial avala el pago que se hizo por Bicimad

El documento no hace alusión al informe de la Cámara de Cuentas que decía que no se justificaba el precio ni a la plusvalía de 3,5 millones de euros que el director financiero de EMT reconoció que se entregó a Bonopark

MadridActualizado:

El Juzgado de Instrucción 52 de Madrid, que investiga el caso Bicimad, ya cuenta con la prueba de un perito independiente donde se analiza el precio que el Ayuntamiento pagó a Bonopark por asumir el negocio de la bicicleta en obtubre de 2016. El pasado 14 de diciembre, un economista-auditor de Burgos envió a la magistrada, Belén Sánchez, su informe de 18 páginas, donde avala que los 10,5 millones de euros que el Gobierno de Manuela Carmena abonó eran correctos.

Según el experto, el precio fue «acorde y ajustado al contrato celebrado». «Estimamos que el precio fijado entre ambas entidades fue el fruto de la negociación entre partes independientes y consideramos el mismo como razonable», añade al final del escrito.

Este documento, pese a que afirma que ha examinado las conclusiones del anteproyecto de la Cámara de Cuentas, donde se subrayaba que el precio abonado no estaba justificado, no lo menciona en ninguno de sus párrafos. También obvia que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y Bonopark no realizaron una auditoría previa antes de pactar los 10,5 millones de euros. Tampoco hace alusión a la plusvalía de 3,5 millones de euros que el propio director financiero de la EMT reconoció que se concedieron al ente privado en la comisión de investigación.

Pendiente de ratificación

El informe pericial no es definitivo. Está pendiente de ratificación en el juzgado. El PP interpuso una querella contra Inés Sabanés y el gerente de la EMT, Álvaro Fernández Heredia, por presuntos delitos de malversación y prevaricación en la compra de Bicimad. Según fuentes populares, el perito realiza «valoraciones subjetivas e interpretativas sin convicciones ni evidencias que prueben ni valor ni precio». Recuerdan, además, que este documento no desacredita el informe realizado por la Cámara de Cuentas.