Aprendices de peluquería lavan, peinan y cortan el pelo gratis
Alumnos de peluquería de Brunete atendiendo a sus clientes - ABC
Brunete

Aprendices de peluquería lavan, peinan y cortan el pelo gratis

La iniciativa empieza el 2 de febrero con horarios muy determinados para no perjudicar a los peluqueros del municipio

María isabel serrano
Madrid Actualizado:

Los alumnos de peluquería del muncipio madrileño de Brunete atenderán gratis a sus clientes a partir del próximo 2 de febrero. Un año más, se pone en marcha la iniciativa diseñada por el Ayuntamiento de la localidad y la Consejería de Educación. Lavar, cortar, peinar y tinte no costará ni un euro, aunque en días y horarios muy concretos para no perjudicar a los establecimientos que en Brunete dependen económicamente de esta actividad.

Se trata del Programa de Cualificación Profesional para auxiliares de peluquería de Brunete, donde los alumnos y alumnas del curso atienden, de forma gratuita, a todos los que se acerquen a sus instalaciones en el centro cultural «Aniceto Marinas». Será a partir del próximo 2 de febrero, todos los miércoles y jueves de once y cuarto de la mañana a dos de la tarde. Entre los servicios que estos chavales ofrecen están el corte de pelo, tintes, peinado y lavado de cabello con masaje.

Esta iniciativa está pensada para aquellos alumnos que no han alcanzado los objetivos de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Con estos cursos «se pretende aportar la ayuda necesaria para encauzar la vida profesional» a aquellos jóvenes que habiendo abandonado sus estudios, no cuentan con preparación específica para ningún sector, han señalado fuentes muncipales. Además, se les orienta en la elección de un oficio y se les proporciona la experiencia laboral básica para cuando se incorporen al mercado laboral.

La formación se imparte en dos módulos. Uno de operaciones básicas de peluquería y otro de estética. También reciben clases complementarias de cultura general en materias como ciencias sociales y naturales, matemáticas y lengua en un intento exitoso de subsanar la posibles carencias formativas que los aprendices de peluquería pudieran arrastrar de la enseñanza obligatoria.

Tras seis meses, los alumnos tienen opción a un contrato laboral para la realización de las prácticas correspondientes así como una experiencia más directa.