Cae una peligrosa banda de atracadores de camioneros

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarrollado con éxito una operación en la que han sido detenidas siete personas, presuntas integrantes de una violenta banda dedicada al

C. HIDALGO. MADRID.
Actualizado:

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarrollado con éxito una operación en la que han sido detenidas siete personas, presuntas integrantes de una violenta banda dedicada al atraco a transportistas.

El dispositivo es una prolongación de otros anteriores y culminó el pasado martes, a las seis de la mañana, con el inicio simultáneo de ocho registros en diferentes puntos de la región: cinco en Usera y Villaverde, y los otros tres en Móstoles, Valdemoro y Getafe. La acción fue ordenada por el juzgado de instrucción número 10 de Madrid.

Los detenidos están acusados de, al menos, 68 robos. Aunque la mayoría fueron cometidos con fuerza, no dudaron en algunos casos en utilizar la violencia física para acorralar a sus víctimas y robarles toda su mercancía.

En la operación han intervenido agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana, del Grupo XXI de la Udev, de la comisaría de Usera-Villaverde y medios aéreos y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil.

Armas de fuego y 33.000 euros

El inspector jefe de la Udev, Dionisio Martín, explicó que a la banda, que ayer pasó a disposición judicial, se les imputan delitos de robos con violencia o intimidación, con fuerza, tenencia ilícita de armas de fuego, asociación ilícita, hurtos, amenazas graves, estafas y receptación. Entre el material incautado se encuentran cinco armas de fuego y abundante munición, una carabina, armas blancas y contundentes, pelucas, caretas, pasamontañas, 33.000 euros en efectivo, documentos sustraídos, vehículos, equipos de comunicación, móviles, relojes, joyas, ropa, electrodomésticos... El montante total de lo robado ronda los 2 millones de euros y, según la Policía, se ha recuperado una parte importante.

El «modus operandi» de la banda comenzaba con un minucioso seguimiento a sus víctimas, a quienes asaltaban en los accesos a los centros comerciales o, incluso, seguían durante un tiempo hasta poder atracarles. No dudaban tampoco en disfrazarse de transportistas e, incluso, se les ha intervenido una furgoneta rotulada como una empresa de informática. Los siete detenidos son españoles, de entre 23 y 38 años, y todos tienen antecedentes por delitos contra el patrimonio. Algunos habían sido detenidos en operaciones de 2005.

Algunos representantes de seguridad de empresas transportistas agradecían ayer la buena colaboración entre la Guardia Civil y la Policía Nacional en este tipo de delitos. El año pasado terminó con cerca de 800 asaltos. «Las zonas más victimizadas están en el centro, como la Castellana o el barrio de Salamanca. Es más rentable asaltar un vehículo de Seur que atracar un banco», explicaban.