Parroquia Santa Cristina
Parroquia Santa Cristina - ISABEL PERMUY
Iglesias de Madrid

Parroquia Santa Cristina: desatar los nudos de la vida

En su fundación tenía como actividad caritativa preferente un asilo, instrucción y alimento a niños pobres

MADRIDActualizado:

El Paseo de Extremadura es arteria de un Madrid de salida y entrada, permanente movimiento, progreso, aceleración de la historia. Personas y coches, tráfico humano, flujos de esperanza. Plaza del Ángel y Puerta del Ángel, por eso de la antigua ermita del santo Ángel de la Guarda, que marca una topografía que aún hoy se manifiesta. Una ermita, por cierto, que recibía el culto de los maceros del Ayuntamiento. La parroquia de Santa Cristina, Paseo de Extremadura 32, fue fundación de la Reina Gobernadora María Cristina de Augsburgo, esposa de Alfonso XII. Una fundación que tenía como actividad caritativa preferente un asilo, instrucción y alimento a niños pobres. El actual templo es, por tanto, la capilla de esa fundación. El próximo 24 de julio se celebra la fiesta de Santa Cristina y aquí la misa solemne es a las 19.30 horas.

El arquitecto del templo fue Enrique María Repullés y Vargas, que caracteriza su obra por la estética historicista, de tipología mudéjar y de raíz toledana con mezcla neogótica. Por lo tanto, estamos ante uno de los templos más relevantes de la arquitectura eclesiástica de Madrid de estilo ecléctico. Hay que destacar la puerta principal correspondiente a la puerta del Ángel. Torre de tres cuerpos profundamente decorada en labores neomudéjares de ladrillo. Interior de planta de cruz latina con crucero apenas insinuado sobre el que hay unas tribunas que recorren el edifico. El interior, bellamente ornamentado, y en el presbiterio un soberbio templete cuadrangular, que le da a este templo un arte de basílica cristiana antigua de influencia califal, incluso. Y en su centro, un Cristo crucificado.

Interior de la parroquia Santa Cristina
Interior de la parroquia Santa Cristina - ISABEL PERMUY

Llaman la atención también las imponentes pinturas de Miguel Carrión, de 1959, con motivos que exaltan la vida de santa Cristina y la apoteosis de la Iglesia, cosas de otros tiempos y de otras épocas en las que la Iglesia triunfante celeste estaba más presente en la predicación y en el culto. De la rica imaginería interior hay que destacar un Cristo de Medinaceli y una Santa María de la Esperanza desatanudos, devoción muy popular en esta parroquia y muy ligada al pontificado del papa Francisco. María Madre que desata los nudos de la vida, los nudos que los files trenzan en pequeños hilos que se ofrecen a los pies de la Virgen, que representan los problemas de la vida, y que se depositan en una ánfora a los pies de la Señora.

Párroco de Santa Cristina
Párroco de Santa Cristina - ISABEL PERMUY

El párroco de esta popular iglesia es Juan Ignacio Jiménez Frisuelos. Durante once años fue capellán penitenciario y a él se debe la asociación de inserción y acompañamiento de personas con dependencias Punto Omega. Le acompañan en las labores parroquiales Jesús Cabellos y Fernando Bielza. La parroquia tiene una población de unos 6.500 habitantes y es también el templo de referencia para los barrios del paseo de Extremadura, Campamento y Batán. Si por algo se caracteriza esta iglesia es, entre otras razones, por el amplio culto y por los horarios de confesiones y la afluencia masiva de fieles al sacramento de la penitencia. La población ha envejecido mucho y eso se nota en la atención pastoral, sobre todo por la prioridad del cuidado de las personas mayores y enfermas. También hay un importante grupo de personas procedentes de la inmigración que están integradas en la parroquia. Y de las que hay que destacar el equipo de fútbol de los más jóvenes y la devoción en las Hermandades, como la de El Señor de los Milagros y Nuestra Señora de Cocharcas.

Tres son los ámbitos, por tanto, de actividad de la parroquia, el sacramental litúrgico, el caritativo y social y el catequético. Respecto al caritativo, Cáritas ofrece tres tipos de ayudas, posteriores a la acogida que está en manos de un grupo de voluntarios. La primera, la satisfacción de necesidades puntuales, recibos de luz, agua, ayudas de material escolar. La segunda, la bolsa de alimentos destinada a sesenta familias. Y, por último, el ropero. Hay que poner en valor la Escuela de Biblia, que ayuda a profundizar en la palabra de Dios, los cursillos prematrimoniales y el movimiento de Encuentros matrimoniales con la relación entre el yo y el tú, y el nosotros y Dios como base de su propuesta de alianza. La familia, Iglesia doméstica.