Fachada de hormigón y ladrillo visto de la iglesia de Nuestra Señora de Begoña
Fachada de hormigón y ladrillo visto de la iglesia de Nuestra Señora de Begoña - ISABEL PERMUY

Parroquia de Nuestra Señora de Begoña: amor que se gasta en servicio

Esta fecunda comunidad tiene censados a más de 8.850 feligreses

MADRIDActualizado:

Allí donde Madrid se hace un nudo de vías, trayectos, entradas y salidas, hay una parroquia. Allí donde Madrid se convierte en una ciudad hospitalaria, a la sombra del altivo progreso humano que quiere tocar el cielo, hay una parroquia. Allí donde el desarrollismo de los cincuenta y sesenta, la época de ladrillo más que visto, se convierte en historia de clases también más que medias, de progreso económico, hay una parroquia.

Y esa parroquia está en la calle Marcos de Orueta 15C, Nuestra Señora de Begoña, en el barrio de Begoña, en el metro Begoña, por eso de que el constructor, Ángel Múgica, no escondía sus raíces. Proyectada en 1966 por los arquitectos Antonio Galán y Manuel Hidalgo Herrera, entre los bloques levantados por la Organización de Poblados Dirigidos, el templo es deudor de una racionalidad de hormigón visto y muros de ladrillo que da solidez y espacio a la presencia de la Iglesia en medio de las vidas de la gente. Modos austeros y funcionales, como escribe Nicolás Martín Domínguez en su estudio sobre la arquitectura de la iglesia.

Interior del templo de Nuestra Señora de Begoña , en Madrid
Interior del templo de Nuestra Señora de Begoña , en Madrid - ISABEL PERMUY

La parroquia de Nuestra Señora de Begoña es la parroquia también de la Virgen del Carmelo. Entre otras razones porque está encomendada, desde los años sesenta, a los padres Carmelitas de la Provincia Bética, antigua y siempre nueva observancia, que están ahora en tiempo de fusión de provincias. El Padre Hilarión Sánchez Carracedo recibió de don Leopoldo Eijo y Garay las licencias para iniciar una parroquia en medio de un Madrid que se hacía a si mismo.

Pero fue el Padre José Vioque, desde el 26 de septiembre de 1963, el artífice de esta comunidad cargada de una vitalidad singular en lo que a la incorporación de realidades de Iglesia se refiere. El activo P. Vioque confiesa en unas memorias improvisadas: «La calidad humana de los feligreses que traté y su actitud de permanente colaboración hicieron mucho bien para la obra que íbamos a realizar. Los tres religiosos comenzamos a orientarnos con Cursillos de Cristiandad, con las Comunidades Neocatecumenales, grupos de oración de señoras, catequesis infantil y juvenil…». Una vida que aún es fecunda para los cerca de 8.854 feligreses censados.

Padre José Peralbo
Padre José Peralbo - ISABEL PERMUY

Hay que dar un salto en el tiempo. Ahora el párroco es el Padre José Peralbo, hombre bueno y atento donde los haya, que se ha desvivido por estas letras y que se desvive por sus feligreses. Le acompañan en la comunidad los padres Pablo Herrasti, Ramón Cózar y David del Carpio, además del diácono permanente Juan Antonio Montón. El padre Pablo es el director del Colegio, porque esta parroquia, desde tiempo memorial, no se entiende sin el Colegio y sin la Escuela Infantil Virgen de Begoña, cuya directora es Susana Cebrián.

Comunidad Neocatecumenal

Por cierto, la fecundidad de esta parroquia se palpa también en el número de sus feligreses que son hoy sacerdotes, religiosos y religiosas. Entre ellos el deán catedral de Toledo, Juan Miguel Ferrer, hijo de esta comunidad, que es seno y matriz de siete comunidades del Camino Neocatecumenal, siempre activas y entregadas al servicio de la Nueva Evangelización. En el mes de octubre un equipo de la primera Comunidad catequiza en la Parroquia. Si de catequesis hablamos, tenemos que referirnos a sesenta niños de primera comunión en dos cursos y catequesis de confirmación con jóvenes de la catequesis parroquial, del grupo JUCAR, movimiento de inspiración carmelitana, y de las Comunidades Neocatecumenales.

Muchos son los protagonistas, y actores, de la Evangelización en esta parroquia: quienes asisten a los Talleres de Oración y vida, los miembros del equipo de liturgia, de la pastoral de la salud, los responsables de la Cáritas parroquial o quienes pertenecen al Consejo parroquial y al Consejo de Asuntos Económicos. Los números que mandan son los de la caridad. En el año 2014 se atendió a 107 familias, 428 personas. En el año 2015 descendió el número de familias atendidas a 60, cifra que se mantiene en estas fechas. Un 70 % son inmigrantes. Se distribuyen en Cáritas alimentos procedentes de la Cruz Roja, o de la parroquia a través de iniciativas como la operación kilo o las colectas. Los primeros viernes de mes, las novenas a la Virgen de Begoña o a la Virgen del Carmen, la experiencia litúrgica en los tiempos fuertes, son expresiones de una comunidad que se gasta en el servicio. El amor, la ley del Evangelio.