«La palabra cultura ha bajado el tono; ser culto requiere trabajo»

«La palabra cultura ha bajado el tono; ser culto requiere trabajo»

LESLIE J. LÓPEZ | MADRID
Actualizado:

La labor profesional de Teodoro Sacristán (Madrid, 1950) le ha llevado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas a la Academia de Historia y Arqueología de España en Roma y, más tarde, a la Academia de España en la capital italiana. De ahí llegó a la Feria del Libro de Madrid hace cinco años.

-Novedades para esta edición de la feria ...

-Cada feria es una novedad en sí mismo. Se han editado 70.000 libros este año, el fondo editorial de nuestras empresas está aquí, nadie puede absorber todo esto, pero lo hacemos en la feria. Es un modelo iniciado hace poco que aún movemos.

-Se producen más libros, pero también se devuelven más (entre el 32 y 35%, según los distribuidores). ¿Hay techo en el consumo?

-La venta en abril cayó hasta cinco puntos, el primer trimestre fue malo. Hay que decir que el sector editorial siempre ha estado en crisis, no hay que alarmarse, ha estado siempre luchando. Quizá el problema esté en la presentación de muchas novedades, que no dejan espacio para el fondo; por eso ese crecimiento del flujo de ida y vuelta, el problema de la distribución.

-¿Se complica este escenario con el e-book? ¿Cambiará el modelo actual edición-distribución-librería?

-Ayer mismo hablé con Antonio María Ávila (director de la Federación del Gremio de Editores) y me dijo que no hay demanda en España de e-books. En la feria hablaremos del libro electrónico, estará Carmen Balcells (agente literaria), a ver qué nos cuenta. Sus autores están en este soporte.

-Los índices de lectura crecen hasta el 81, 1% en niños y menores de 13 años, pero si miramos el último informe Pisa estamos muy por debajo de la media.

-Cuestión de educación. Hay que diferenciar entre el modelo anglosajón, de biblioteca y seminario, y nuestro mundo, más de clases, apuntes y libro. Las instituciones van conformando poco a poco una red de bibliotecas, recorren este camino como pueden.

- La cultura francesa es la invitada en esta edición.

-Sí, éste es el primer año que lo dedicamos a un país, al igual que ya hacemos con las comunidades, Cantabria esta vez. Destacamos el diálogo entre los autores de los dos países. Habrá una mesa redonda de traductores de español y francés, y, además, estarán Eduardo Arroyo con Eugenia Rico. La Casa Velázquez también hará un encuentro entre hispanistas propulsores de muchos estudios. Y el cine está presente con Truffaut. La embajada francesa ha apoyado las iniciativas.

-Hace poco un científico español se lamentaba de que la ciencia está fuera de la cultura.

-La palabra cultura ha bajado el tono. Se habla, por ejemplo, de «cultura deportiva». Ser culto requiere tiempo y trabajo.

-¿No es ésta una feria para toda España?, ¿es la más grande del mundo?

-Está la de Francfort, que es «la meca», pero de distinto formato; Londres, también distinta, o la de México, muy popular, aunque no tienen la estructura de librerías de nuestro país. A la Feria del Libro de Madrid vienen desde toda España, Europa y Latinoamérica para ver nuestro formato.