Un vehículo VTC pasando junto al hotel Indigo de Madrid
Un vehículo VTC pasando junto al hotel Indigo de Madrid - MAYA BALANYA

La ordenanza de Carmena para VTC «llega tarde» y con fines electoralistas frente al taxi

El Ayuntamiento anuncia a 17 días de las elecciones la aprobación inicial de la nueva norma, a la que no se le dará luz verde hasta que se forme el nuevo gobierno

MadridActualizado:

Las prisas por mover ficha en clave de urna son patentes en el Ayuntamiento de Madrid, que ha anunciado este jueves la aprobación inicial de la ordenanza de las VTC, aunque aún le queda un largo recorrido de trámites. A partir de ahora, se desarrolla un periodo de alegaciones de un mes para que pase el escrutinio, en gran medida, del sector del taxi, de los ciudadanos y del resto de partidos políticos. No será hasta el próximo gobierno que salga de las urnas del 26 de mayo cuando se le dé la luz verde al texto definitivo que se acuerde tras valorar las objeciones.

Como ha informado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, y el director general de Gestión y Vigilancia de la Circulacion, Francisco López Carmona, este proyecto pretende regular horarios y calendarios de forma similiar al taxi, limitar la circulación en vacío en función de la categoría ambiental del vehículo, crear un registro municipal de VTCs y prohibir la recogida a 100 metros de estaciones y del aeropuerto.

Muy contaminantes

Sobre las VTC, ha dicho López Carmona, se ha detectado «una afección creciente con despliegue masivo del espacio, estacionamiento y emisiones a la atmósfera», quien ha cifrado en 7.300 los vehículos de estas características que prestan servicio en la capital, casi la mitad que los taxis, que son 15.700.

Uno de los grandes problemas de este servicio es la emisión de gases contaminantes que desprenden, ya que su flota es mayoritariamente diésel y, según los cálculos del Palacio de Cibeles, las VTC circulan cada día 780.000 kilómetros por la ciudad. La media de circulación de cada VTC es de 174 kilómetros al día frente a los 220 kilómetros/día del taxi. La flota que hace competencia al taxi «no llega al 30% con distintivo ECO o Cero, mientras que el taxi supera más del 50%», ha señalado el director de Gestión y Vigilancia de la Circulación. Por esta razón, una de las principales medidas que prentende regular la norma es limitar la circulación en vacío, ya que se contratan previamente vía app, no a mano alzada como el taxi.

Entre el resto de conjunto de normas se pretende establecer registro para gestionar efectivamente que la circulación y estacionamiento se haga conforme a la normativa. Se hará de oficio por parte de la administración municipal.

Prohibidos los carriles bus

Se incluye que las aplicaciones móviles no puedan concertar inicio o fin de servicio donde está prohibido la parada como por ejemplo los carriles bus, ya que se ha detectado gran uso de estos viales en Gran Vía y Centro para recoger o dejar a clientes.

Para limitar el impacto que se realiza de una manera similar al existente en el taxi la jornada de servicios se fija en hasta 16 horas diarias con descanso de un día entre semana y otro en fin de semana.

Dentro del Gobierno de Manuela Carmena la ordenanza propuesta ha desatado críticas. Para los concejales que representan Madrid en pie, Carlos Sánchez Mato, Rommy Arce, Montserrat Galcerán y Pablo Carmona, esta norma «se queda corta y llega tarde». Han trasladado, vía comunicado, que no se protege al sector del taxi como se merece. «La aprobación en Junta de Gobierno puede verse afectada a estas alturas de legislatura», han considerado. Desde esta plataforma proponen reunirse con los taxistas y ampliar con medidas concretas como prefijar estaciones de VTC.