Sede del Banco Madrid, tras ser okupada por el Hogar Social
Sede del Banco Madrid, tras ser okupada por el Hogar Social - MAYA BALANYÁ

Orden de desalojo para los okupas neonazis del Hogar Social en la sede del Banco Madrid

El Juzgado de Instrucción número 34 de Madrid ha comunicado que deberán abandonar el inmueble antes del 9 de febrero

MadridActualizado:

El Juzgado de Instrucción Número 34 de Madrid ha ordenado para el 9 de febrero el desalojo del colectivo ultraderechista Hogar Social Madrid de la antigua sede del Banco Madrid, en la plaza de Margaret Thatcher, okupada desde abril de 2017. El escrito, firmado el pasado 22 de enero, comunica la diligencia por lanzamiento para la fecha indicada a partir de las 9.30 horas.

El Hogar Social, famoso por prestar ayudas únicamente a españoles, habitaba este cotizado inmueble de la capital desde hace diez meses, tras usurpar otros cinco edificios en apenas tres años. Tras abandonar el barrio de Tetuán, su primera ubicación, tomaron el antiguo Ministerio de Trabajo, en la calle de Bretón de los Herreros; después el edificio del Fórum Filatélico, en Ramón y Cajal, la sede del NO-DO, en Joaquín Costa, y un viejo palacete militar, situado en Velázquez. Todos con el denominador común de ser espacios de titularidad pública, como signo de la presunta corrupción del Estado.

El colectivo okupa ha emitido un comunicado en el que denuncia su «preocupación» por el futuro de quienes vivían irregularmente en el edificio. «Principalmente, dos menores de edad de 13 y 15 años, así como de un señor mayor de 81 años que, tras toda una vida trabajando, ha sido abandonado», señalan.

El escrito, que señala al Banco Madrid como una central del «blanqueo de capital», acusa a la Fiscalía, el Juzgado de Instrucción Nº34 de Madrid, la Audiencia Provincial y otras instituciones de ser «culpables de que familias, personas mayores, niños y gente honrada acaben en la calle». Además, carga contra la Consitución por ser un «mero papel mojado, donde algunos artículos tienen valor y, otros tantos fundamentales no»: «Seguiremos luchando pese a todo y todos, para que no haya ni un solo español sin casa, ni un solo español sin comida, ni un solo español víctima de quienes ven en la política una execrable garantía económica y no una dedicación total al servicio del bien común para nuestra gente».