Decenas de vehículos circulan por la A-42 (Autovía de Toledo), a su paso por Parla
Decenas de vehículos circulan por la A-42 (Autovía de Toledo), a su paso por Parla - JAIME GARCÍA

Ocho municipios del sur de la Comunidad de Madrid piden a Fomento que reforme la A-42

Los ayuntamientos quieren que la autovía de Toledo pase de dos a tres carriles entre Casarrubuelos y Parla

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ocho municipios del sur de la Comunidad de Madrid (Parla, Griñón, Batres, Casarrubuelos, Cubas de la Sagra, Serranillos del Valle, Torrejón de la Calzada y Torrejón de Velasco) han solicitado al Ministerio de Fomento que reforme la A-42 (autovía de Toledo) a su paso por las localidades. El alcalde de Parla, Luis Martínez Hervás (PP), encabeza la petición a Íñigo de la Serna, centrada en pasar de dos a tres carriles para solucionar la elevada congestión del tráfico.

Martínez Hervás envió el pasado 20 de enero una carta para concretar una cita con el ministro De la Serna. En la misiva insta a «buscar una solución sobre la A-42» porque, aseguran, está «totalmente abandonada». Fuentes del ministerio explicaron a ABC que pondrán fecha a la reunión y después estudiarán la propuesta.

Las localidades, que suponen una población de casi 165.000 habitantes, sostienen que la carretera no recibe ninguna mejora desde 2005. Fue ese año cuando la entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez (PSOE), firmó un convenio con el alcalde de Getafe, Pedro Castro (PSOE), para soterrar la autovía en su término municipal. «Ese acuerdo paralizó cualquier iniciativa por parte del Ministerio sobre esta carretera», denuncian los gobiernos locales, que abarcan todos los signos políticos, desde el PP a las marcas municipales de Podemos.

El alcalde de Parla explica que la firma, con un presupuesto de 385 millones de euros a asumir por el Ayuntamiento de Getafe, condicionó los futuros desarrollos en la vía, que deben ser sufragados por los ayuntamientos o las Juntas de Compensación. «Lo consideramos injusto, ya que nos abocan a no poder desarrollar ninguna actividad industrial, terciaria o comercial porque las actuaciones que nos exigen desde Demarcación de Carreteras conllevan unos importes de los cuales carecemos», dice la carta.

La propuesta de los municipios, algunos colindantes con Castilla-La Mancha, es ampliar la autovía de dos a tres carriles entre Casarrubuelos, el último pueblo madrileño, y Parla, ubicado en el kilómetro 21 de la A-42. De hecho, esta anchura es la que tiene la carretera desde ese punto hasta la capital. El principal argumento es la elevada congestión de tráfico en este trayecto.

Embotellamiento

El tramo que afecta a estas ocho localidades de la zona sur presenta graves problemas de embotellamiento, según la Dirección General de Carreteras del Estado. La autovía de Toledo presenta un nivel E de congestión de tráfico; el segundo más alto dentro de la clasificación, que va desde el A (el más bajo) hasta la F (el más conflictivo).

La segunda demanda trasladada a Íñigo de la Serna, aún sin respuesta, es la ampliación de las líneas C-4 y C-5 de Cercanías. La petición remite a que la primera llegue a Griñón y que la segunda conecte Humanes con esta localidad y con Illescas. Estos desarrollos, aseguran, activaría la puesta en marcha de proyectos industriales.