Dos miembros de Emergencias, con los perros de rescate - EP / Vídeo: Los bomberos trabajan a contrareloj para rescatar a los dos compañeros atrapatos en el derrumbe de Martínez Campos

Los bomberos solo han retirado el 20% de los escombros del edificio derrumbado en Martínez Campos

Los perros de rescate han señalizado dos puntos situados a 3 metros de la zona en la que trabajan los bomberos

MadridActualizado:

Los dos obreros desaparecidos en el derrumbe de la calle del General Martínez Campos, ocurrido el martes, se encuentran bajo los escombros del patio interior, en la planta baja. Fuentes de Emergencias han explicado que perros de rescate de vivos y muertos han señalizado dos puntos situados a tres metros de la zona en la que ahora trabajan los bomberos, la más peligrosa. Ahí es donde se cree que pueden estar los dos trabajadores: un extremeño de 56 años que tiene un hijo de cuatro, y un madrileño de 42 años.

La zona en la que se encuentran los operarios se ubica exactamente entre las crujías (muros de carga o pilares) 2 y 3 del inmueble, la misma que provocó el colapso. No obstante, se mantiene en pie la que da a la parte trasera y las dos que dan a la fachada; la trasera, sujeta por una de las que se mantienen en pie, está muy dañada debido a la presión que soporta de las toneladas de escombros que todavía quedan en el interior. Carlos Novillo, director de la agencia de Seguridad y Emergencias de la Comunidad de Madrid, ha explicado que la prioridad es rescatar a las personas atrapadas y, después, se podrá desarrollar la actuación judicial. «Es una tarea muy complicada en la que van a tardar bastantes horas», ha dicho.

La mayor complejidad para el trabajo de los bomberos se encuentra ahora en la calle de Viriato. «Estamos realizando una operación muy delicada», ha explicado Rafael Ferrándiz, supervisor de guardia del cuerpo de bomberos de la Comunidad de Madrid. La labor consiste en retirar las vigas de la parte trasera del edificio para poder acceder con seguridad al área superior de los escombros –que todavía tienen una altura similar a la de un edificio de tres plantas–. «Hay un casetón en la parte superior que es muy inestable. Trabajar debajo de él es un riesgo inasumible», ha continuado Ferrándiz.

La intención de los servicios de Emergencias es derribar tanto ese casetón como una terraza para agilizar el desescombro. Queda por retirar más del 80 por ciento de los cascotes.

Investigación del fiscal

La Fiscalía Provincial de Madrid ha abierto una investigación en torno al derrumbe del edificio en obras de la calle del General Martínez Campos, en el distrito de Chamberí. La actuación del fiscal se justifica en la desaparición de dos trabajadores, que quince horas después del siniestro siguen sepultados bajo los escombros.

Se calcula que están sepultados bajo una gran cantidad de escombros, superior incluso a la que los bomberos han retirado durante las últimas quince horas. Fuentes de Emergencias han asegurado que todavía faltan por retirar bastantes metros cúbicos de cascotes, pero debido al volumen y al trabajo que queda por delante no pueden confirmar la cifra exacta. Novillo ha detallado que los dos puntos señalizados por los perros «coinciden con zonas de alto riesgo» con probabilidad de nuevos derrumbes.

Así, se desarrolla un desescombro manual en este área y otro con un robot en los alrededores con el fin de abrir caminos hasta ellos. «Hay dos trabajos, la consolidación de estructuras de los bomberos que tienen que trabajar a mano para buscar a estas personas, y siempre con los perros atentos para ver si pueden afinar más en lo que es la posible zona en la que pueden encontrarse», ha puntualizado.

Esperanza de las familias

Quince familiares de los dos obreros se encuentran desde el día del suceso en el lugar de los hechos. Se resignan a perder la esperanza de encontrarlos con vida y su único consuelo es no dejar solos a los operarios, que tras 18 horas continúan atrapados bajo los cascotes.

«Después de tantas horas se nota el cansancio en sus caras», ha precisado Belén Jareño, psicóloga y voluntaria del Samur. Su trabajo consiste en estar «simplemente, por y para ellos»: «Lo mejor que podemos hacer es escucharlos, darles un abrazo y tenderles la mano».