Las obras de Galapagar recuperarán una calzada romana

ABC/
Actualizado:

MADRID. Las obras de la variante de Galapagar, que comenzarán en las próximas semanas, incluirán la recuperación de un tramo de calzada romana del siglo I que permanece semienterrado bajo tierra y granito. El «itinerario 24 de Antonino» es el nombre de esta calzada, una de las dos únicas vías romanas que atravesaban el territorio, correspondiente hoy a la Comunidad de Madrid, y unía la localidad de Titulcia con diversos asentamientos y con Segovia.

La importancia histórica de esta reliquia sucumbió en 1995 bajo el proyecto del entonces alcalde, Manuel Cabrera (PSOE), de construir un parque lineal, paralelo en parte al vial romano, con los restos de tierras y granito triturado provenientes de las obras del trasvase de Valmayor. La falta de drenaje, el embalsamiento de aguas y la invasión irregular de otra zona de la calzada por parte de un vivero han hecho mella en los restos cuya descomposición es evidente a simple vista.

La Comunidad de Madrid tiene previsto acometer trabajos complementarios a los de la circunvalación y realizar los estudios necesarios para minimizar el impacto sobre este camino, del que se espera recuperar unos 200 metros. Para ello, se pondrá en marcha un proyecto de difusión de la calzada romana de Galapagar que incluye tres fases: prospección arqueológica, excavación y difusión y conservación.