María Pastor Valdés
María Pastor Valdés - EQUO

La número 14 de Errejón también fue condenada por impagos a obreros en la reforma de un campo de golf

La Justicia tuvo que proceder al embargo de la empresa de la aspirante a diputada para efectuar el cobro. El líder de Más Madrid en la Comunidad calla y mantiene a María Pastor en su lista pese a su pasado empresarial

MadridActualizado:

Ya es oficial: María Pastor Valdés irá en el puesto número 14 de la lista de Íñigo Errejón a la Asamblea de Madrid el próximo 26 de mayo. Al líder de Más Madrid no le importan los hechos probados vía judicial de esta integrante de Equo. Pastor no sólo fue condenada en 2010 a pagar casi un millón de euros por ayudar a evadir activos de la constructora de su padre para no pagar a los acreedores. Según ha comprobado ABC, también obra una sentencia de ese mismo año en la que estaba obligada a abonar 22.467,45 euros por no pagar las facturas de sus empleados en las obras de reforma del campo de golf de la Barganiza, en Siero, Asturias.

La hija de Adolfo Pastor Alonso de Prado, el hombre que fue teniente de alcalde de Tierno Galván por el Partido Comunista de España, tuvo que volver a dar la cara ante la Justicia porque la empresa de la que era consejera, Promociones y Viviendas Cantorano S. L., no respondía a las facturas de los autónomos que contrataba. La sociedad era insolvente y la Justicia acabó reclamando los pagos a los cargos.

Según recoge la sentencia número 230 de 2008 del Juzgado de lo Mercantil número 5 Bis de Madrid el 20 de mayo de 2010, un albañil denunció el caso y el tribunal sentenció a su favor el pago solidario de los casi 22.500 euros que le debían, más intereses y costas, a María Pastor Valdés, Javier del Río Vizcayno, Juan Abajo Gómez y Gabriel Calles Hernansanz. Este último, fue el concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid que sustituyó a Pedro Sánchez en 2009, cuando el actual presidente del Gobierno dejó el grupo municipal socialista para incorporarse al Congreso de los Diputados con la vacante que dejó Pedro Solbes. Calles fue consejero de Promociones y Viviendas Cantorano S. L. desde el 23 de agosto de 2004 hasta el 1 de junio de 2006, tal y como figura en el Registro Mercantil.

Una estafado denuncia su pasado

La sentencia de este proceso judicial devino en firme porque el letrado José Antonio Castañón Fernández lo tenía todo documentado. Ni siquiera solicitó la interrogación de los acusados. Este proceso judicial fue el punto final a diferentes procedimientos que ya se habían emprendido contra la compañía por impagos de las obras realizadas en los vestuarios y la cafetería de la instalación deportiva. Finalmente se recurrió al embargo de la empresa para efectuar el cobro.

Este diario tuvo conocimiento de estos hechos a través de una persona que contactó alertando de que María Pastor Valdés y su progenitor iban dejando pufos a numerosos acreedores. «Somos muchos los estafados por ella y su padre, gente así no merece meter la mano en lo público, porque lo hacen para robarnos», rezaba el texto animando a investigarla.

La aludida volvió a referirse ayer a la misma versión que mantuvo el lunes. Alegó que cuando tenía 18 años, su progenitor le pidió «ayuda» con sus empresas porque estaba «en una situación difícil económicamente». «Sin ser mías las decisiones que mi padre tomaba en sus empresas, he asumido las consecuencias y afrontado personal y económicamente las deudas».

Silencio en las filas

Íñigo Errejón guardó el martes silencio sobre el caso y el pasado empresarial de esta trabajadora social, afiliada a Equo desde 2012. No supone un obstáculo en la carrera de Más Madrid hacia la Asamblea. ABC informó el martes de un hecho más grave. Pastor Valdés fue «cómplice» para que Jamadal S. L., la empresa constructora de Adolfo Pastor Alonso de Prado, traspasara activos de forma fraudulenta y evitara así pagar a sus acreedores. El procedimiento concursal lo solicitó Caja España de Inversiones, Caja de Ahorros y Monte de Piedad (hoy Unicaja) y el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Oviedo dictó sentencia en primera instancia el 12 de marzo de 2010 calificando como culpable de la situación de Jamadal S. L. a su administrador y propietario, Adolfo Pastor, que fallecería dos años después. La constructora había ido derivando sus activos inmobiliarios a Promociones y Viviendas Cantorano S. L., –entre otras–.

La aspirante a diputada era consejera de esta mercantil desde abril de 2004. La juez la consideró cómplice, por lo que la condenó solidariamente junto al otro consejero, Del Río Vizcaíno, al abono de 944.484,91 euros por daños y perjuicios causados a la masa activa de la sociedad.