Señal de un paso de peatones de Retiro con el adhesivo
Señal de un paso de peatones de Retiro con el adhesivo

Nuevo ataque homófobo en Madrid: «Orgullosos de no ser como vosotros»

Los colectivos a favor de los derechos LGBT condenan la aparición de adhesivos con la bandera homosexual tachada

MADRIDActualizado:

El colectivo LGBT ha sufrido un nuevo ataque en pleno centro de Madrid. Las señales de tráfico de Retiro han amanecido con pegatinas que atacan la libertad sexual. Sobre un fondo negro, en los adhesivos aparece tachada la bandera del arco iris. A su alrededor se puede leer: «Orgullosos de no ser como vosotros», acompañados del símbolo de una familia tradicional, es decir, padre, madre, un hijo y una hija.

Las redes sociales se han hecho eco de este suceso y no han tardado en condenarlo: «Si las ves, arráncalas», pide una de las asociaciones en defensa de los homosexuales, junto al lema «Stop Homofobia». «Lo que le cuesta a la gente dejar que las personas amen a quien quieran», dice otro de los usuarios. «Qué triste», comentan otros. El observatorio madrileño contra la LGTBfobia ya ha registrado este incidiente y lo ha condenado.

No es la primera vez que estos adhesivos aparecen en Madrid. En junio, una semana antes de los actos del Orgullo Gay, los trabajadores del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam) encontraron en la fachada de su sede, situada en la calle de la Puebla, unos carteles en los que se podía leer: «Hasta los cojones de tanto arco iris», también con la bandera gay tachada.

Tres semanas después, coincidiendo con el MADO 2018, el Observatorio Madrileño contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia denunció la aparición de más de un centenar de los adhesivos que ahora pueden volver a verse en la capital. En ese momento se colocaron en zonas como Ciudad Universitaria, Chueca y Plaza de España. El director del organismo, Rubén López, explicó entonces a ABC que este año las ofensas han aumentado, aunque se creía que eran una forma de condenar los actos festivos del Orgullo. Ahora, dos meses después de esas celebraciones y sin ningún sentido, los ataques han vuelto a zonas céntricas de la capital.