Edificio principal del noviciado de las Damas Apostólicas, parcialmente derruido desde junio de 2017
Edificio principal del noviciado de las Damas Apostólicas, parcialmente derruido desde junio de 2017 - JOSÉ RAMÓN LADRA

Noviciado de las Damas Apostólicas: una ruina protegida en punto muerto

El inmueble, demolido parcialmente por error en junio de 2017, languidece sin uso a la espera de ser incluido en el catálogo de elementos protegidos del Ayuntamiento de la capital

MadridActualizado:

La apariencia actual del Noviciado de las Damas Apostólicas, en el paseo de la Habana, 198 (Chamartín), no puede ser más contradictoria con cualquier consideración positiva que haya tenido en sus casi cien años en pie, tanto patrimonial como sentimental o inmobiliaria. Demolido parcialmente por error en junio de 2017, cuando iba a transformarse en una residencia de estudiantes, ahora no es más que un complejo en ruinas pese a estar protegido, sin uso y sin un horizonte definido para su reforma. Cualquier proyecto del propietario está supeditado a su inclusión en el Catálogo de Elementos Protegidos del Ayuntamiento de Madrid, un trámite que después de un año y medio sigue parado.

La historia reciente del inmueble –original de 1929– está ligada a la polémica, con el derribo de uno de los edificios y un conflicto entre los vecinos del espacio y su dueño, la sociedad Global Alchiba. La piqueta entró en este convento de estilo neomudéjar por una cadena de negligencias; la propiedad comenzó las obras porque el edificio no estaba en el catálogo municipal, además de porque la tramitación no tuvo ninguna irregularidad. El promotor contaba con una declaración responsable, tramitada por la Agencia de Actividades del Consistorio, para demoler el bloque principal, la portería y unos almacenes.

Esta aparente normalidad, sin embargo, escondía un matiz: la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid había blindado en 2013 todos los conventos, iglesias, ermitas y cementerios anteriores a 1936, con un plazo de un año para que los ayuntamientos completasen sus catálogos. Así, tras la denuncia de la Asociación en Defensa del Patrimonio de Chamartín de la Rosa, el Gobierno regional paralizó las obras y declaró el noviciado como Bien de Interés Patrimonional (BIP). Desde entonces, las únicas actuaciones en el lugar han sido de desescombro y conservación.

Esta situación, más allá del tema patrimonial, ha sumido al noviciado de las Damas Apostólicas a un pozo burocrático que deja cualquier transformación en punto muerto, con el complejo semiderruido –muy evidente en la entrada principal–, con escombros apilados y un aspecto desangelado. Aunque el Gobierno de Manuela Carmena prevé modificar el Plan General de Ordenación Urbana de 1997, que implica la renovación del catálogo y la inclusión de la parcela del paseo de la Habana, 198, aún no hay plazos.

Patio interior del noviciado, con muebles antiguos, maleza y escombros
Patio interior del noviciado, con muebles antiguos, maleza y escombros

Fuentes del área de Desarrollo Urbano Sostenible, de quien depende este trámite, detallaron que no se ha aprobado nada relativo al catálogo. Además, después debe pasar a la Comunidad para su ratificación, por lo que es complicado que se desbloquee antes de las próximas elecciones del 26-M.

Enfado del propietario

Con el proyecto de la residencia de estudiantes paralizado, el enfado en los propietarios del inmueble es notable, especialmente porque desde hace casi dos años no saben a qué atenerse y el noviciado es un «saco roto» de dinero. Su hartazgo remite a varias cuestiones.

La más evidente es la interrupción de las obras, pero también el desconocimiento sobre los tiempos y sobre cómo se protegerá el complejo, un extremo que afecta directamente a la edificabilidad y a sus planes para los 25.000 metros cuadrados. De hecho, la propiedad ya ha tomado acciones legales contra lo que consideran una «sobreprotección» del convento, habida cuenta de que existe una «disminución del aprovechamiento» que en el momento de la compra no existía. Como informó ABC, Global Alchiba reclama al Ayuntamiento 40 millones de euros en concepto de indemnización.

«No tiene sentido tener un plan así dos años parado, solo queremos que nos digan en qué punto estamos, saber qué está protegido y que se desbloquee en un plazo razonable», señalan desde la compañía. Si bien el Pleno de la Junta del distrito de Chamartín aprobó proteger todo el conjunto, incluso unos huertos y jardines calificados por Patrimonio como «irrelevantes», la postura final del Ayuntamiento será menos restrictiva.

Desde el área de Desarrollo Urbano Sostenible, que dirige José Manuel Calvo, indicaron que la catalogación, independientemente de los plazos, estará aparejada a la declaración de BIP. Según explican en la concejalía, se protegerán los dos edificios, el del antiguo noviciado y el auxiliar de la entrada, que ahora sirve como portería. También el fragmento que se conserva de la valla primigenia, los jardines ubicados en el sector sur y oeste de la construcción principal y dos patios interiores.

Uno de los frentes del noviciado, derruido
Uno de los frentes del noviciado, derruido

Por tanto, quedará fuera la vegetación de la zona norte y el huerto que en 2004 instalaron las monjas que habitaron en el espacio. Ambos terrenos, que sí fueron valorados por la Junta de Chamartín, no se reconocieron en los informes de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el Jardín Botánico y el Círculo de Bellas Artes.

Edificabilidad

La duda de la edificabilidad, dado el contexto, queda también más o menos resuelta, aunque siempre a la espera de que se apruebe la modificación del Plan General. En Urbanismo detallaron que esta será la que tengan las dos edificaciones citadas, más la ampliación que se permite a parcelas con inmuebles catalogados dentro de terrenos calificados como dotacionales fuera del centro histórico de la ciudad.

En cualquier caso, los estragos de la demolición fueron tales, que se necesitará una actuación integral en el complejo, sobre todo en la fachada del antiguo convento, casi desaparecida. Tampoco hay un plazo para la ansiada licencia urbanística, que no se concenderá hasta que no se renueve el catálogo y se analicen los informes presentados por la propiedad.