Señales indicativas de Madrid Central
Señales indicativas de Madrid Central - Isabel Permuy

Las multas por entrar a Madrid Central comenzarán a imponerse el 15 de marzo

La medida estrella de Carmena entra realmente en vigor tras tres meses de fase informativa con sanciones económicas de 90 euros

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La mayor incógnita sobre Madrid Central –y lo que más preocupa a los conductores– parece que se ha resuelto al fin. Las sanciones económicas por entrar a la zona de bajas emisiones sin ser residente –o invitado– comenzarán a imponerse a partir del 15 de marzo, ha informado este jueves la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, en rueda de prensa. El coste de la multa asciende a 90 euros, aunque si se paga en el plazo de 20 días naturales se quedará en 45.

La medida estrella de Carmena respecto al tráfico rodado para mejorar los niveles de contaminación en la capital, ocupa un área de 472 hectáreas que afecta a las calles que se encuentran dentro del perímetro formado por Alberto Aguilera, Glorieta de Ruiz Jiménez, Glorieta de Bilbao, Sagasta, Plaza de Alonso Martínez, Génova, Plaza de Colón, Paseo de Recoletos, Plaza de Cibeles, Paseo del Prado, Plaza de Cánovas del Castillo, Paseo del Prado, Plaza del Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, Glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Calle Mayor, Calle Bailén, Plaza de España (en el lateral de continuación de la Cuesta de San Vicente), Calle Princesa y Calle Serrano Jover. Por las vías del perímetro exterior se puede circular con normalidad y sin miedo a ser multado. El acceso, por tanto, está restringido a esta zona para los vehículos privados que no sean residentes en la zona.

Para asegurar que los vehículos cumplen los requistos de entrada, el Ayuntamiento cruzará las matrículas de los vehículos para saber si son residentes y tienen permiso de entrada en Madrid Central, así como, en caso de que no lo sean, si acuden a un aparcamiento público. Lo hará gracias a las cámaras instaladas en las calles del perímetro de la almendra central.

Desde la puesta en funcionamiento de Madrid Central, el 30 de noviembre, en fase informativa, la demanda de transporte público ha aumentado más de un 3 por ciento en días laborables y un 6 por ciento en festivos. El mayor descenso del tráfico privado se ha registrado en Gran Vía, con una caída del 25,8 por ciento, eliminando los efectos de la huelga del taxi, según los datos proporcionados por el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento también ha destacado la reducción del tráfico en San Bernardo (-3,8 por ciento) y en la calle de Toledo (-10 por ciento), así como el descenso en las calles del perímetro de Madrid Central (-3,7 por ciento). El descenso en la M-30 ha sido del 0,5 por ciento.