Las muertes por sobredosis aumentan un 12 por ciento en 2000, la cifra más alta de los últimos cinco años

MADRID. M. J. Álvarez
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ciento setenta y dos personas murieron el pasado año por sobredosis en Madrid, lo que supone un aumento de casi un 12 por ciento -un 11,7- en relación a 1999, donde se registraron 154 fallecimientos, y la cifra más alta desde 1994, con 173. Así lo explicó ayer el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz en la presentación de la Memoria de la Agencia Antidroga correspondiente a 2000. La mayoría de las muertes estuvieron provocadas por el policonsumo, es decir, la mezcla de varias sustancias, ya que las autopsias reflejan una elevada presencia de cocaína (46 por ciento) y heroína (45), mezcladas entre sí, y asociadas con las benzodiazepinas (48).

«COCA»: MÁS MUERTES Y URGENCIAS

Las víctimas tuvieron mayoritariamente rostro de varón en un 87 por ciento de los casos, frente al 13 por ciento de mujeres y sus edades oscilaron entre los 26 y los 35 años. El consejero atribuyó el incremento de las muertes por sobredosis al mayor consumo de cocaína. Por contra, destacó que en Las Barranquillas, donde está enclavada la narcosala, «los fallecimientos han descendido y de no existir este dispositivo el número de decesos hubiese sido muy superior». El «polvo blanco» fue causante también de buena parte de las 1.020 urgencias hospitalarias registradas, al estar presente en un 46 por ciento de los casos, frente al 38,6 de los provocados por la heroína.

De los 21.773 drogodependientes atendidos en 2000 por la red asistencial de la Agencia , 6.302 comenzaron sus tratamientos ese año. «Eso no significa que sean nuevos toxicómanos ya que la media de años de adición hasta comenzar un tratamiento alcanza los 20 años en los alcohólicos, 14 en los adictos a la heroína y 7 en los cocainómanos». Además, 1.338 drogodependientes en programas de desintoxicación hallaron empleo, 13.621 fueron atendidos en los CAIDS y otros 8.987 en programas de mantenimiento con metadona,

Respecto a las sustancias consumidas por los nuevos usuarios sigue imperando el patrón del policonsumo.

HEROÍNA Y «COCA», EN AUGE

Un 39 por ciento mezcla heroína y cocaína con otras sustancias tóxicas (alcohol, cannabis y benzodiazepinas); un 20 por ciento heroína sóla; un 11 por ciento únicamente «polvo blanco» y un 24 por ciento, cocaína sóla o ligada a otras sustancias, excepto la heroína, lo que supone un 4 por ciento más que en 1999.

«La menor percepción de riesgo es la causa, a pesar de las dificultades del abordaje terapéutico, ya que no hay ninguna sustancia química capaz de combatir el “mono” y permitir seguir una vida normalizada al sujeto», indicó Echániz, aspecto que mejorará con el Centro de Cocainómanos.

En relación a las enfermedades asociadas a los toxicómanos, un 26 por ciento tienen VIH positivo; un 22 hepatitis B; un 35 hepatitis C y un 3 por ciento tuberculosis. El consejero explicó que el perfil del drogodependiente también se mantiene: corresponde a un varón de soltero, de unos 30 años, que vive solo y trabaja en un 32 por ciento de los casos y en un 30 cuenta con con estudios.

«El año pasado estuvo marcado por la puesta en marcha del DAVE y sus resultados han sido muy satisfactorios, sobre todo a partir de la ampliación del horario las 24 horas del día». Así, precisó que ha aumentado un 50 por ciento las intervenciones y un 400 por ciento las venopunciones desde enero, con un total 2.300 historias clínicas, frente a las 1.744 de finales de 2000, mientras que las urgencias atendidas han pasado de las 20 a las 40 al mes. En relación a las sustancias preferidas por los jóvenes, en cabeza se sitúa el alcohol: un 13,3 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 16 años son bebedores de riesgo y un 50 por ciento lo ingiere en exceso. Mientras, los estimulantes son los segundas en este ranking con un incremento del consumo de éxtasis y de la coca en un 2,2 por ciento, respectivamente, según datos de la Consejería de Sanidad.