Talleres Centrales dedicados al mantenimiento de Material Móvil de todo tipo de 2º y 3er nivel tras detectar amianto en múltiples componentes del material rodante
Talleres Centrales dedicados al mantenimiento de Material Móvil de todo tipo de 2º y 3er nivel tras detectar amianto en múltiples componentes del material rodante - GUILLERMO NAVARRO

Muere un segundo trabajador de Metro expuesto al amianto

El empleado presentó en junio una demanda ante los Juzgados de lo Social para reclamar al suburbano una indemnización de 395.602 euros

MadridActualizado:

Un segundo trabajador de Metro de Madrid ha muerto por exposición a fibras procedentes de amianto, según han confirmado fuentes del suburbano a ABC. El secretario de CCOO en el suburbano madrileño, Juan Carlos de la Cruz, se ha mostrado hoy conmocionado por el fallecimiento de Julián Martín Rebate, de 60 años, que fue el primer trabajador de la compañía al que se le reconoció asbestosis, una enfermedad pulmonar causada por la inhalación de polvo de asbesto.

Este empleado de Metro presentó el pasado mes de junio una demanda ante los Juzgados de lo Social para reclamar al suburbano una indemnización de 395.602 euros. Para el cálculo, se aplicó el baremo de accidentes de tráfico que se toma como referencia en este tipo de indemnizaciones, atendiendo a la edad del trabajador, la gravedad de la enfermedad que sufría, las secuelas derivadas de la misma y la incapacidad permanente absoluta que tenía declarada como consecuencia de la patología.

Martín Rebate comenzó a trabajar en 1979 en mantenimiento del Metro de Madrid, como mecánico de material móvil, y permaneció toda su vida laboral en la compañía. En su trabajo, estuvo en contacto con «unos elementos que estaban compuestos de amianto, sin que le facilitaran ningún tipo de medidas de protección, en ningún momento, ni siquiera una triste mascarilla», según su abogado, Fernando Morillo.

Como consecuencia de la enfermedad profesional, según el letrado, el trabajador estuvo en situación de incapacidad temporal desde junio de 2017 hasta que el Instituto Nacional de la Seguridad Social le reconoció la incapacidad laboral permanente el 12 de marzo de este año, previo informe de un Equipo de Valoración de Incapacidades.

Hasta el momento son cuatro los casos de trabajadores de la compañía con enfermedad profesional como consecuencia de su exposición a fibras procedentes del amianto, de los que dos han fallecido, el primero de ellos el pasado 24 de mayo y otro ayer mismo.