Muere una anciana mientras hacía cola para votar en Latina

Las 6.321 mesas electorales repartidas por toda la Comunidad y distribuidas en 984 colegios vivieron ayer una cívica jornada de votación que transcurrió con normalidad, pero que no se libró de varias

ABC. MADRID
Actualizado:

Las 6.321 mesas electorales repartidas por toda la Comunidad y distribuidas en 984 colegios vivieron ayer una cívica jornada de votación que transcurrió con normalidad, pero que no se libró de varias anécdotas de relevancia. Sólo empañó la jornada la muerte de una anciana por infarto cuando se disponía a votar. Ocurrió en el colegio electoral San Alberto Magno, situado detrás de la Ermita del Santo (distrito de Latina).

Según Emergencias Madrid, la mujer se había sentido indispuesta mientras esperaba su turno para introducir la papeleta en la urna. Tuvo que ser trasladada por agentes de la Policía Nacional y Municipal a los vestuarios del colegio. Una vez allí, sufrió una parada cardiorrespiratoria, y a pesar de los esfuerzos de los sanitarios del Samur-Protección Civil (que le aplicaron durante 35 minutos una reanimación pulmonar), la anciana falleció. La hermana de la víctima, que la acompañaba en ese momento, tuvo que ser atendida por psicólogos. La mujer apuntó que la fallecida tenía antecedentes de hipertensión.

Retrasos

Para empezar, a primera hora de la mañana, varios colegios de la región se despertaron con las puertas cerradas con silicona, un hecho que se ha convertido ya en un «clásico» de cada convocatoria a las urnas. La delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, indicó que los colegios con las puertas selladas fueron «muy pocos» y que la silicona se retiró fácilmente y tan sólo retrasó unos minutos su apertura.

Candidatura retirada

Varias anécdotas se produjeron en la Comunidad. Una de las que más se esperaba ocurrió en el municipio de Torrelaguna, donde un coleccionista de papeletas electorales solicitó una del Partido Hache, el que promovió la popular presentadora de televisión Eva Hache. Pero lo que el hombre no sabía es que esta formación retiró su candidatura la semana pasada, a pesar de que había cumplido con todos los trámites necesarios para crear su formación política y que incluso tenía publicidad gratuita en televisión.

Por otra parte, Madarcos, el municipio con menor población de la Comunidad de Madrid, volvió a dar su apoyo al Partido Popular como ya lo hizo hace cuatro años y dio una lección de democracia, ya que fueron a votar el 82,35 de los apenas 34 habitantes que tenían derecho a voto.