La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la celebración del Patrón de la Policía Municipal, el pasado 24 de junio
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la celebración del Patrón de la Policía Municipal, el pasado 24 de junio - JOSÉ RAMÓN LADRA

«Motín» en la Policía Municipal por el cierre de la unidad de apoyo

La cúpula expedienta a un mando por negarse a eliminar los refuerzos en los distritos más conflictivos de Madrid

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La supresión del Grupo de Apoyo Zonal de la Policía Municipal (GAZ), adelantada esta semana por ABC, ha desembocado en un enfrentamiento entre mandos que ya se ha saldado con un expediente disciplinario. La cúpula del Cuerpo ha decidido sancionar al subinspector al que daba servicio esta unidad, después de que se negara a disolverla. El asunto puede terminar con la suspensión, como mínimo, de tres meses de empleo y sueldo del mando, que podría extenderse a dos o tres años si se considera que la falta es muy grave. No solo el subinspector considera un gran error acabar con este servicio, también los vecinos y comerciantes de los barrios afectados, que consideran que va a suponer una merma en su seguridad.

La espita saltó el pasado 4 de noviembre, cuando el director general de la Policía Municipal, el oficial Andrés Serrano (afiliado a Podemos), anunció que acababa con el GAZ, que fue creado en septiembre de 2014 por el anterior equipo de Gobierno (PP). Lo conformaban 25 agentes de paisano y daba servicio en las Unidades Integrales de los Distritos (UID) de Arganzuela, Villaverde, Usera, Latina y Carabanchel. Entre sus atribuciones estaban la lucha contra la venta ambulante, el botellón, el control de animales peligrosos en zonas verdes y la incautación de drogas y de armas.

«Policía menos represiva»

La decisión del Gobierno de Manuela Carmena y su concejal de Seguridad, Javier Barbero, está siendo muy discutida en medios policiales, que achacan tanto vaivén en la Policía Municipal en los cinco meses que llevan en el poder a su total desconocimiento de la materia. Y a que el director general Serrano «no es más que un comisario político» de la alcaldesa. De hecho, a los responsables municipales no les ha preocupado manifestar públicamente que su intención es que la Policía Municipal «cumpla el programa de Ahora Madrid».

En el caso del GAZ, el argumento de los de Carmena es que «se busca una Policía menos represiva y más de proximidad». Respecto a los agentes que formaban parte de ese grupo de paisano, lo harán ahora con uniforme (y, por lo tanto, más visible ante los delincuentes), a cargo de cinco las UID mencionadas.

Todo este quilombo ha colmado la paciencia del subinspector de la zona suroeste, Emilio Rodríguez del Corral, quien se plantó ante el inspector jefe, Francisco Caletrio, cuando recibió la orden de suprimir el GAZ, lo que le ha repercutido en un expediente que, sin pasar por Asuntos Internos, que sería lo normal, ha llegado directamente a Gestión Disciplinaria.

La Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) considera que «todo se debe a una guerra interna entre la Dirección General y la Escala de Mando y que crea perjuicio en los ciudadanos». «El Consistorio debe aplicar ya una reestructuración coherente y explicar el modelo policial que quiere, pues se crea una desmoralización en el Cuerpo, que, por cierto, no ejerce represión, sino que aplica las leyes».