Carmena,durante su intervención en la inauguración de Ciudades Democráticas, en 2016
Carmena,durante su intervención en la inauguración de Ciudades Democráticas, en 2016 - EFE

La moneda de Carmena, una idea «anticapitalista y comunista»

Ciudadanos alerta de que el Ayuntamiento gastó 150.000 euros en el informe que recoge la iniciativa

MadridActualizado:

El Gobierno de Manuela Carmena tiene entre sus planes crear e implantar una moneda local en Madrid para impulsar y favorecer el comercio de proximidad. El estudio del proyecto piloto comenzará este año, como adelantó ayer ABC, y se recoge entre las 69 acciones que plantea la Estrategia Municipal de Economía Social y Solidaria del Ayuntamiento 2018-2025 que aprobó la Junta de Gobierno el pasado 27 de septiembre. La noticia de la nueva moneda generó reacciones de mofa e incredulidad entre la oposición. Fue Ciudadanos el partido más crítico con la medida. Su portavoz, Begoña Villacís, tachó de «anticapitalista y comunista» el plan.

La política madrileña de Cs reconoció que desde su formación no se oponen a la economía solidaria: «Nosotros de lo que estamos en contra es de la economía solidaria alternativa, que es la que está defendiendo Podemos aquí en el Ayuntamiento de Madrid». Villacís reveló que el equipo municipal se ha gastado más de 150.000 euros en el informe de 47 páginas que recoge la propuesta de crear la moneda. La abogada recriminó a la alcaldesa que haya refrendado el plan:«Es absurdo, anacrónico, y responde a las tesis anticapitalistas y comunistas más viejas, subvertir el orden económico, que es básicamente lo que están haciendo».

Dudas sobre el experimento

Uno de sus concejales, el economista Miguel Ángel Redondo, lamentó que no se apueste «por medidas útiles» como «bajar impuestos, reducir la burocracia y simplificación normativa en vez de por ideas peregrinas que suponen malgastar el dinero de los contribuyentes». Redondo hizo alusión al hecho de que el Consistorio plantea que los funcionarios puedan cobrar sus extras de ayudas con este dinero, que inicialmente se iba a llamar «madroño». «Dudo mucho que la mayoría de los trabajadores estén dispuestos a participar en este experimento», dijo.

El presidente regional (PP), Ángel Garrido, también dedicó unas palabras a la que consideró la «penúltima ocurrencia» de la alcaldesa:«Los ciudadanos estarían mucho más contentos si en vez de centrarse en monedas nuevas lo hiciera en el tráfico, la limpieza, la venta ambulante o dejar de pelear con la Policía Municipal».

Por su parte, el delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, explicó el martes en la presentación de la Estrategia –donde obvió hablar de la moneda– que las economías locales «tienen una escala adecuada y propicia para lograr un mayor acercamiento entre economía y sociedad».