Las muestras ambientales tomadas en las estaciones descartan que haya riesgo para la salud de los pasajeros
Las muestras ambientales tomadas en las estaciones descartan que haya riesgo para la salud de los pasajeros - Isabel Permuy

Metro ha realizado 653 reconocimientos a trabajadores por amianto, que han dado negativo

La compañía ofrece a los empleados que lo soliciten la posibilidad de someterse a un TAC para descartar cualquier tipo de afección

MADRIDActualizado:

Metro ha realizado 653 reconocimientos médicos específicos a trabajadores del suburbano (de los 1.000 previstos antes de que finalice el año) por la presencia de amianto, que han dado negativo en todos los casos.

Así lo han detallado fuentes del suburbano, que a su vez han recalcado que estos reconocimientos médicos serán anuales, por lo que se repetirán el año que viene y continuarán haciéndose los 447 restantes a lo largo del tiempo.

Además, la compañía ofrece a los empleados que lo soliciten la posibilidad de realizarse un TAC en un centro médico especializado de cara a descartar cualquier problema relacionado con posible exposición a este material, potencialmente cancerígeno.

Además de la vigilancia específica que se está realizando a los trabajadores y de los TAC que se van a ofrecer, cualquier miembro de la plantilla «puede solicitar también el reconocimiento específico para detectar problemas relacionados con el amianto».

Metro subraya que los reconocimientos médicos por el amianto se realizan con medios propios de la compañía y en ningún caso se externalizan, aunque sí que se ha optado por contratar un servicio externo para interpretar las radiografías que se realizan a los trabajadores, para lo cual se contempla un estudio de 1.800 casos con un importe de 30.000 euros.

Retirada de piezas

Respecto al desamiantado del material móvil, Metro prosigue las labores para retirar este elemento (utilizado como aislante) en los dos modelos de trenes donde se ha detectado.

En este sentido, ya ha eliminado este material en el 47 por ciento de los cofres del modelo 5000 cuarta clase; en el 56 por ciento de las placas de resistencias de esos coches; en el 43 por ciento de las placas de resistencias de los coches 5000 segunda clase, y en el 20 por ciento de la junta neumática 5000.

También se ha llevado a cabo el desamiantado de cuartos técnicos en las estaciones de Pirámides, Las Musas, Portazgo, Esperanza, Campamento, Canillejas, Torre Arias, Estrella y Vinateros.

Asimismo, Metro continúa con en el plan de eliminación del amianto de la red con una inversión prevista de 140 millones hasta el año 2025 y se estima que este material desaparezca en las unidades móviles antes de que finalice el año que viene.

Por otro lado, se han realizado 85 muestras ambientales en trenes y han realizado mediciones en todas las estaciones cuya bóveda de andén es de fibrocemento, en concreto, 36 de las 300 existentes).

A juicio del suburbano, estos resultados han certificado que «no hay riesgo alguno y que la seguridad está totalmente garantizada» tanto para empleados como usuarios, algo que han hecho llegar a trabajadores y sindicatos «en continuas reuniones».

Fondo de recompensa

Por su parte, los sindicatos presentes en la comisión sobre el plan de desamiantado (UGT, Solidaridad Obrera, Sindicato de Técnicos y Sindicato Libre) han solicitado al suburbano que constituya un fondo específico para indemnizaciones de trabajadores afectados por exposición a amianto.

Hasta la fecha se ha reconocido la enfermedad profesional por exposición a amianto a cuatro trabajadores de Metro (uno de ellos falleció a causa de asbestosis) y se estudia un quinto caso de un maquinista ya jubilado, dado que acudió a un neumólogo y concluyó que sufre un cáncer debido a inhalación de este material.

En este sentido, el portavoz de la sección sindical de UGT, Teo Piñuelas, ha explicado que se ha entregado a la compañía diversa jurisprudencia favorable a la creación de este fondo de compensación a trabajadores afectados por amianto.

También ha dicho que quieren abordar la creación de «licencias retributivas» para todos los trabajadores expuestos al material cancerígeno, dado que se debe «resarcir» a la plantilla del «daño» causado por la no eliminación.

Por otro lado, los sindicatos han reclamado a la compañía que integre en las revisiones del plan de vigilancia de la salud a los conductores que han conducido estos modelos antiguos, los 2000 y 5000, para descartar cualquier afección.

Piñuelas ha recalcado que habrá más reuniones de la comisión de seguimiento sobre las medidas para la eliminación del amianto y que lo principal es «eliminar» este material de las instalaciones de Metro.