ABC

El metro de Madrid del siglo XXI: tornos luminosos, barreras en los andenes y pantallas táctiles

La Comunidad pone en marcha un plan de transformación digital en el suburbano

MADRIDActualizado:

Tornos luminosos, barreras en los andenes para evitar caídas a las vías o pantallas táctiles de información. Madrid sueña ya con su Metro del futuro y la compañía presentó ayer sus líneas maestras para llevar a cabo una transformación digital de toda su red. Novedades que comenzarán a implantarse en la Línea 8 a partir de 2022, pero que tendrán un pequeño avance en la renovada estación de Gran Vía con un nuevo sistema de accesos: unos tornos que estarán basados en señales luminosas y que serán mucho más anchos que los actuales. Estos contarán también con un aparato de megafonía para informar de incidencias. El protocolo luminoso será similar al de un semáforo.

La puesta en marcha de este plan global contó con la presencia del presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y de la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo. Ambos visitaron el Centro Tecnológico de la «Estación 4.0» –ubicado en las instalaciones de Metro de Canillejas– donde se prepara esa «revolución digital». Allí se probarán y homologarán las nuevas ideas que posteriormente podrán presentarse a los concursos públicos para renovar las instalaciones de las estaciones.

La transformación digital no incluye únicamente el espacio físico de las paradas, sino también implica la construcción de un nuevo Centro de Procesamiento de Datos y un Centro de Control de Operación de Red, que sustituirán al actual Puesto de Control. Este último será el «cerebro de toda la red». Está previsto que tenga una superficie de 4.500 metros cuadrados, con capacidad para 130 operadores integrados en funciones de operación, seguridad, mantenimiento de instalaciones y material móvil.

«Anticipa el mundo que viviremos en la próxima década, y eso nos permite probar los prototipos que van a permitir mejorar la calidad del servicio de Metro, ya sea en lo relativo a las formas de acceso, seguridad, comodidad o información al usuario», explicó Garrido, durante el acto.

Entre los nuevos sistemas de seguridad que ensaya Metro están unas cámaras de videovigilancia que siguen el movimiento dentro de la estación. Este modelo permitirá medir en tiempo real aglomeraciones en las instalaciones para evitar riesgos de seguridad. La compañía se plantea sustituir el clásico plano rotulado de las estaciones por pantallas «led» que muestren las distintas líneas de la red. Estas también servirían para comunicar incidencias que puedan tener lugar en las instalaciones. Este despliegue tecnológico se estrenará en estaciones de la Línea 8. «No tardaremos en ver en nuestras estaciones el modelo de acceso de tornos abiertos, o cámaras que calculen la saturación de una estación y adviertan de posibles riesgos», añadió el líder del Ejecutivo regional.

«Otro de los grandes retos es conseguir que cualquier persona con algún tipo de discapacidad pueda viajar en Metro, una apuesta definida en el Plan de Accesibilidad 2016-2020 en el que se están invirtiendo 145 millones de euros», recalcó. En este sentido, Metro prevé que, en dos años, el 73% de las paradas cuenten con ascensores. En el punto de mira también está reducir los actos vandálicos con cámaras de seguridad exterior con visión en infrarrojos.