La glorieta de Bilbao, donde se encuentra una de las entradas a Madrid Central
La glorieta de Bilbao, donde se encuentra una de las entradas a Madrid Central - GUILLERMO NAVARRO

El «mercado clandestino» de Madrid Central: los residentes venden permisos por 200 euros

La plataforma de afectados denuncia la venta de bolígrafos por alrededor de 20 euros a los que se incorporan pases diarios al área

MadridActualizado:

La Plataforma de Afectados por Madrid Centraldenuncia la irrupción de un «mercado clandestino» de permisos de acceso a la zona de bajas emisiones que abarca todo el distrito de Centro. Según el coordinador de la plataforma, Vicente Pizcueta, se han llegado a vender media docena de empadronamientos por 200 euros y pases diarios por 20.

«En el último mes, un vecino ha ofrecido sus pases a un hostelero de la zona; otros dos, en un comercio; y tres más ha sido entre conocidos de los residentes», explica Pizcueta, que afirma que se han llegado a dar casos de venta de bolígrafos por alrededor de 20 euros a los que se incorporan pases diarios a Madrid Central. «En Navidad nos pusieron en alerta los propios funcionarios municipales y ahora hemos confirmado las sospechas», añade.

Durante estos días es cuando se han enviado a los 130.000 residentes en el distrito de Centro mayores de 16 años las claves para acceder a la tramitación de los permisos de entrada. «Para una persona mayor, que no tiene coche, puede encontrar en este submercado su manera de completar la pensión», indica.

Por su parte, fuentes del área de Medio Ambiente y Movilidad aseguran a este diario que «los trámites están yendo con normalidad y no se ha detectado nada extraño», en referencia al mercado paralelo. «Hay que recordar que ya existían cuatro APR antes y que más allá de que siempre pueda haber alguien que tire de picaresca, no ha habido incidencias. En cualquier caso, el Ayuntamiento está haciendo un seguimiento de Madrid Central para garantizar un correcto funcionamiento», subrayan.

Sin embargo, la existencia de estos intercambios ilegales es, según la plataforma, una de las consecuencias del «caos operativo» de Madrid Central. Por ello, reclaman al Consistorio que pospongan la imposición de multas por infringir la normativa de movilidad hasta que se solucionen «todos los problemas».