Los médicos del caso Neira declaran que actuaron con «arreglo al protocolo»

CARLOTA FOMINAYA I MADRID.
Actualizado:

Los dos médicos de Urgencias del Hospital Puerta de Hierro y la facultativa del Hospital de Móstoles que declararon ayer como imputados en el caso Neira afirmaron haber actuado «con arreglo a protocolo». Los tres, que están siendo defendidos por los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid, se sometieron a las preguntas realizadas por el juez de instrucción número 4 de Majadahonda, y sus respuestas fueron en la misma línea: el profesor ahora en coma por intervenir en un caso de violencia de género el pasado 2 de agosto llegaba «solo a la consulta, por sus propios medios, y expresaba perfectamente lo que le había ocurrido». Además, señalaron estos médicos, Neira siempre se refería a «dolores torácicos» y «nunca habló de un golpe en la cabeza».

Por todo esto, ni el facultativo M.C.S. y la doctora M.G.O. que vieron al profesor el día 2 de agosto en Urgencias del Hospital Puerta de Hierro, ni la médico M.C.A.M. que le asistió el martes día 5 en el Hospital de Móstoles consideraron necesario, «en ningún caso, en función de lo que relataba, realizarle un TAC o un escáner cerebral, ni observación médica», según fuentes del caso.

Tesis coincidentes

Así pues, según se extrae de las declaraciones que realizaron ayer ante el juez Agustín Alejandro Santos Requena, sustituto en el juzgado que instruye el caso, cada uno vio a Jesús Neira en tres ocasiones diferentes, pero coincidieron en esta tesis y optaron por parecidas prescripciones, que incluían medicamentos compatibles con el tratamiento del corazón que estaba siguiendo el profesor.

Si tienen o no responsabilidad sanitaria, habrá que esperar a lo que determine el juez, aunque para Javier Castro, el portavoz de la familia Neira, y también presente ayer en las declaraciones, «sigue existiendo esa responsabilidad». Castro evitó ayer hablar de «responsabilidad penal» (en la que habría que demostrar negligencia grave o dolo por parte de los sanitarios), pero insistió en que continuarán investigando para esclarecer si ha existido «negligencia».

El término imputado «suena muy fuerte -dijo-, pero también es una situación jurídica para salvaguarda los derechos de las personas que vienen a declarar. Tienen derecho a venir con su abogado y no tienen obligación de contestar a todas las preguntas si no lo consideran», recordó. «Tendremos que analizar cada una de las declaraciones porque son tres médicos distintos que actuaron sobre tres síntomas totalmente diferentes. En general se ha seguido el protocolo pero había lesiones que eran muy evidentes que quizás se podían haber tratado de otra manera», apuntó.

Castró anunció también que como acusación particular van a «seguir investigando» y a pedir la comparecencia de más médicos. «Las de hoy (por ayer) no van a ser las únicas», dijo.

Puerta, principal responsable

En cualquier caso, el portavoz de la familia quiso señalar como el principal responsable de los hechos al agresor Antonio Puerta, «como así lo señala el auto de prisión y el informe médico forense» y de paso, dejar por primera vez una puerta abierta a la posible separación del caso de la agresión de la parte médica.

Algo que, según el responsable de los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid, son dos hechos completamente diferentes. «Por un lado está la agresión que sufrió Jesús Neira por parte de Antonio Puerta, sobre el que debe caer todo el peso de la ley y, por otro, la atención médica que recibió el profesor». «Son hechos distintos y si hubiese que revisar judicialmente la actuación de los médicos correspondería al juez competente, que desde luego, no es el de Majadahonda», declaró.

Por último, Castro manifestó su confianza en en el funcionamiento de la Justicia y valoró y agradeció, en clara sintonía con el Gobierno regional, el «apoyo» recibido por parte de la Comunidad de Madrid en estos días.