Más de 112.000 volúmenes fueron donados el Día del Libro Solidario

ABC
Actualizado:

MADRID. Más de 112.000 volúmenes han sido donados por los madrileños durante el día Dos de Mayo, dentro de la jornada del Libro Solidario. La caseta que se montó y mantuvo abierta a tal efecto durante 24 horas recibió la visita de decenas de miles de ciudadanos, deseosos de participar en esta iniciativa, que este año tenía como lema «Pon tu libro en Ecuador».

La iniciativa, puesta en marcha por el Gobierno regional, cumplía este año su tercera edición. Su objetivo es vincular la celebración oficial de la Comunidad de Madrid, el Dos de Mayo, con un acto de solidaridad hacia los países más necesitados.

Durante el pasado año se recogieron un total de 200.000 libros para ser enviados a Nicaragua, de los que pudieron aprovecharse 150.000. No obstante, en esta edición también se espera que puedan alcanzarse estas cifras ya que, según explicaron a Ep fuentes de la Comunidad de Madrid, aún están pendientes de contabilizar las aportaciones masivas que suelen realizar periódicos, editoriales, instituciones y organizaciones de diversa índole

Mayor calidad

Estas donaciones no se entregan en la caseta que fue instalada en la Puerta del Sol, sino que se llevan a la biblioteca pública Rafael Alberti, situada en la calle Sangenjo, en el distrito de Fuencarral, donde se recogerán estas aportaciones durante todo el mes de mayo.

En cuanto a la calidad de los libros entregados, fuentes de la organización destacaron que cada año es mejor, ya que los ciudadanos van conociendo qué tipo de ejemplares son más necesarios. En este sentido, esta edición ha destacada por las numerosas enciclopedias completas que se han regalado, así como por la masiva presencia de obras literarias entre los volúmenes entregados.

Otra de las peculiaridades de este año es que los voluntarios que estuvieron recogiendo los libros que entregaron los madrileños en la caseta de la Puerta del Sol fueron, en su mayoría, ecuatorianos que hicieron de esta jornada una fiesta para su pueblo.

Dos mujeres llegaron en silla de ruedas hasta la caseta de la Puerta del Sol y entregaron una maleta repleta de libros cada una, lo que despertó la emoción de los congregados.