Mariscal cobrará 300 millones por diseñar el entorno del teatro municipal

MÓSTOLES. Javier Sánchez del Moral
Actualizado:

El artista gráfico catalán Javier Mariscal presentó ayer sus planes para decorar el entorno del futuro teatro municipal. La idea básica gira entorno a la vegetación. Esta será, según Mariscal, la protagonista de una zona que pretende ser un referente de la ciudad. Para ello se colocarán varias estructuras metálicas de hasta 12 metros de altura, que estarán rodeadas de enredaderas dando la impresión de árboles.

Junto a esta «jardinería artificial», en palabras del propio artista, el entorno del teatro estará surcado por dunas y pasillos, así como por otro tipo de vegetación. Sin embargo, lo más característico del proyecto presentado ayer por Mariscal es la presencia de dos enormes felinos «realizados a base de pequeñas plantitas», que presidirán la entrada al edificio.

«PARKING DE CAMAS»

«Móstoles ha realizado un importante esfuerzo para que la ciudad deje de ser un parking de camas, para ello, es necesario una identidad», indicó Javier Mariscal, quien se refirió a lo arriesgado del proyecto que tiene como objetivo según él convertir el entorno del teatro en una zona agradable para los ciudadanos.

El embellecimiento de esta zona supondrá una inversión por parte del Ayuntamiento de Móstoles cercana a los 300 millones, que se unirán así a los 1.000 millones destinados a la construcción del teatro. En cuanto a la fecha de finalización de los trabajos, los responsables municipales prevén que se produzca entre finales de 2002 y principios de 2003.

El alcalde de la localidad, el socialista José María Arteta, destacó que con este proyecto, se inaugura una nueva forma de concebir la ciudad, basada en un urbanismo centrado en los aspectos cualitativos.

«Desde los años 70 hemos tenido un crecimiento cuantitativo y precipitado debido a que las demandas sociales eran muchas e inmediatas, pero ahora es el momento de pensar en proyectos basados en la reflexión», declaró Arteta, quien confesó sentirse muy ilusionado con este proyecto, «un punto de inflexión para el municipio».