El marfileño que mató a un policía al lanzarle a las vías del tren se lía a cabezazos y mordiscos en prisión

Cuatro funcionarios resultaron heridos graves a consecuencia del ataque del inmigrante en Estremera, donde cumple condena

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ali Raba Yode, el inmigrante oriundo de Costa de Marfil condenado a veinte años de prisión por causar la muerte a un agente de la Policía Nacional al arrojarle a las vías del tren en 2015, volvió a protagonizar un violento incidente en Estremera, donde cumple condena. Así lo denuncia la asociación de trabajadores penitenciarios Tu abandono me puede matar (Tampm).

Yode, un reo muy violento que cuando ocurrieron los citados hechos tenía 28 años, la volvió a armar el lunes pasado en el centro penitenciario en donde se encuentra recluido. Fue en concreto en la Enfermería donde permanece interno cuando agredió a cabezazos y mordiscos a cuatro funcionarios, dos de los cuales se encuentran graves.

La brutal agresión se produjo sobre las dos de la tarde cuando Yode comenzó a morder en un brazo a uno de los funcionarios, al que arrancó parte de un dedo. Al otro compañero, el más grave, además del cabezazo en la frente, le dio un bocado en el antebrazo derecho, así como el pulgar, arrancándole un trozo del mismo. Ambos precisaron asistencia médica y apertura del oportuno expediente de riesgo biológico.

Los otros sufrieron sendos testarazos en la ceja y uno de ellos rotura del pómulo derecho; el otro, roces y rasguños, según ha podido saber ABC.

Yode es un sujeto extremadamente violento, aquejado de problemas mentales que ha ido dejando un rastro de incidentes en las cárceles por las que ha pasado.

Los funcionarios afectados, en este caso, de Estremera, trataron de resolver la situación de la mejor forma posible, indican desde la Tampm. Se quejan de que no se les tiene en cuenta a la hora de elaborar los protocolos de actuación y de falta de medios, ya que son ellos los que batallan a diario con estas peligrosas y arriesgadas situaciones. Y eso que son funcionarios de la Administración del Estado y no policías, denuncian desde Tu abandono me puede matar. «Este es, por desgracias, el día a día en prisiones».