La pedida de mano al finalizar la prueba, ayer en Madrid
La pedida de mano al finalizar la prueba, ayer en Madrid - EDP ROCK 'N' ROLL MADRID

Maratón de Madrid42 kilometros, dos mujeres y una pedida de mano

Una atleta popular pidió matrimonio a su novia justo después de cruzar la meta de la 40ª edición del Maratón de Madrid

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Maratón de Madrid de Alejandra no comenzó ayer por la mañana cuando se decretó la salida en Cibeles. Fue mucho antes, justo cuando su novia Camila le dijo, hace meses, que ya estaba preparada para dar un paso adelante y correr, en lugar de una prueba de 10 kilómetros, un maratón. «Yo tenía pensado pedirle la mano el día que terminásemos juntas nuestro primer maratón, pero creía que iba a ser el año que viene. Por eso, cuando Camila me dijo que ya estaba lista, le pregunté varias veces que si estaba segura», confiesa Alejandra. Claro, Camila no sabía que detrás de su atrevida propuesta para correr el Maratón de Madrid se escondía una proposición de matrimonio.

«Llevé el anillo encima durante 42 kilómetros», rememora Alejandra para ABC horas después de haber finalizado, de la mano de su novia, como llevan haciendo desde que se conocieron al llegar a una clase de jiu jitsu brasileño en 2012, el maratón. A partir de ahí comenzaron a conocerse y a salir a correr juntas. «Corremos por afición, así desconectamos un poco del día a día», explica Alejandra, quien hace dos años, cuando atravesó la meta de la media maratón de Madrid de la mano de su pareja, descubrió dónde le iba a pedir matrimonio: «Decidí que tenía que hacerlo en este mismo punto».

«Yo no me lo esperaba», admite Camila, quien sin embargo sí sospechó que algo podía estar pasando conforme se consumían los kilómetros. «Veía que Alejandra llevaba algo en la parte de atrás del pantalón pero pensé que sería un paquete de pañuelos o un gel energético», indica la novia que, como su pareja, pasó momentos complicados para llegar a la meta y culminar su primera maratón.

No es para menos, porque los 42 kilómetros y 195 metros por las diferentes calles de la capital que ayer recorrieron miles de participantes en la 40ª edición del EDP Rock 'n' Roll Madrid Maratón no fueron nada fáciles bajo el sol. «La carrera fue durísima, incluso hubo momentos en los que pensé parar y caminar 5 pasos antes de volver a correr», confirma Alejandra, que llevaba un tiempo orquestando todo para que la pedida de mano —en la que, como es de ley, se arrodilló— saliera perfecta.

El desenlace

«Estas cosas, o se hacen bien, o no se hacen», bromea Alejandra, que encontró la complicidad de los promotores del Maratón para regalarle a su pareja un momento inolvidable. «Cuando llegaron a la meta, simulamos que iban a ser entrevistadas para que Camila no sospechara nada», revela Mar Eguiluz, integrante de la organización, que en los días previos bromeó con Alejandra: «Anda que como te diga que no...».

Para nada. Camila, quien admite que llegó deshidratada a la meta, aún guardó unas cuantas lágrimas para aliñar el momento en el que le dijo «sí» a su novia. «Fue algo supremamente hermoso», insiste Camila, quien sorprende al admitir que ella también tenía pensado pedirle la mano a su novia de la misma forma: «Al final lo descarté, ya tenía un plan alternativo pero Alejandra se me ha adelantado».

Precisamente con Alejandra volverá mañana, ya prometida, Camila a salir a correr junto a sus compañeros del club de «runners» Tigers. Dice que aún no sabe cuándo será la boda pero que la luna de miel tiene un destino acorde: «Vamos a ir a Japón. Ahora queremos correr el Maratón de Tokio y aprovechar después para quedarnos de "turisteo"».

Enhorabuena a la pareja y, como se suele decir en estos casos, que lo que ha unido el «running» no lo separe nadie.