Estación de Metro Sainz de Baranda
Estación de Metro Sainz de Baranda - ISABEL PERMUY

Maquinistas piden que disminuya el precio del viaje de Metro cuando se incumplan las frecuencias

Desde Transportes aseguran que los «problemas puntuales» vienen por «vacaciones y abstencionismo». La compañía reitera que se cumple el 99,4 por ciento de los horarios fijados

MADRIDActualizado:

El Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro ha abierto una recogida de firmas en la plataforma change.org para exigir que el precio del viaje de Metro esté vinculado al cumplimiento de las frecuencias fijadas en las tablas de la empresa y que se reduzca cuando estas se incumplan.

La petición arranca criticando los «minutos de espera eternos» en los andenes del suburbano, los vagones llenos donde «no cabe ni un alma» y que « el aire acondicionado de los trenes no funciona».

Así, prosigue asegurando que «este verano están saliendo tan solo el 70 por ciento de los trenes» de las tablas de frecuencias previstas por la empresa y reprochan que «los usuarios tienen que pagar el 100 por cien por un servicio» que se está prestando por debajo de lo establecido.

«Cuando el servicio se preste al 70 por ciento como ocurre en esta época estival, entonces que las tarifas de abonos diarios y mensuales se paguen según este 70 por ciento. Si no salen todos los trenes, si los minutos de espera son más largos, si hay menos espacio para todos y si además se cierran estaciones por amianto, Metro de Madrid ha de bajar también los precios de sus tarifas», plantea el sindicato en la solicitud.

Por tanto, proponen que el metrobús de Metro Zona A, Metro Ligero y Autobuses de la EMT pasen de 12,20 euros a 8,54; MetroNorte de 11,20 euros a 7,84 o que la tarifa aeroportuaria pase de 3 a 2,10 euros.

«Problemas puntuales»

Por su parte, la consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid en funciones, Rosalía Gonzalo, señaló la pasada semana que en julio se cumplieron las tablas de horario de Metro Madrid y vinculó los «problemas puntuales» a las «vacaciones y abstencionismo» de los maquinistas del suburbano.

Metro de Madrid registró durante varias jornadas del mes de julio y en franjas concretas de mañana y tarde (en periodos de hora punta) un desfase entre los trenes previstos y los que circularon realmente, aunque la compañía ha reiterado en varias ocasiones que cumple en un 99,4 por ciento las frecuencias fijadas.

Según la tabla de trenes previstos y los vehículos que efectuaron parada en el final de línea, se produjo un descenso durante varias jornadas y en diversas franjas horarias.