La gasolinera en la que uno de los detenidos violó a la mujer - ISABEL PERMUY

«La Manada de Villalba» violó a su víctima en la casa okupada en la que vivían

La mujer agredida sexualmente, discapacitada intelectual, recibe atención psicológica de los servicios sociales de Collado Villalba y la Comunidad de Madrid desde agosto

Sentencia La Manada, condenados a 15 años por violación

La sentencia de La Manada en directo

MadridActualizado:

Los cuatro detenidos por violar a una mujer discapacitada vivían juntos como okupas en Collado Villaba. Fue en esta vivienda, un chalé usurpado desde hace dos años, donde «La Manada de Villalba» perpetró su atroz agresión a la víctima, una joven de 33 años con un 65 por ciento de discapacidad. En ese lugar la encerraron para obligarla a mantener relaciones sexuales; primero se turnaron tres de los presuntos violadores, mientras que el cuarto le hizo pensar que iba a ayudarla para volver a abusar de ella en un descampado cercano a una gasolinera.

La casa, según adelanta La Razón, se encuentra en la calle de Nicolasa Fernández de Collado Villalba, a unos 5 minutos de la estación de Cercanías Renfe. La Policía Local se personó en varias ocasiones en la vivienda alertados por los vecinos, hastiados de los ruidos constantes por fiestas y la falta de higiene generalizada.

Como informó ABC, cuatro sujetos de 18, 20, 22 y 30 años han sido detenidos por violar a la mujer el pasado mes de agosto. En torno a las once de la noche se acercaron a ella y, dada la discapacidad de la agredida, con una edad mental de unos 12 años según los investigadores, no les resultó difícil engañarla. Se fue con ellos con la promesa de que la iban a invitar a tomar un refresco.

«La Manada de Villalba» condujo así a la mujer hasta la vivienda que tenían okupada. La intimidaron con el fin de someterla. Fuentes policiales detallaron que, presuntamente, fue violada por turnos por tres miembros del grupo. Después, la dejaron encerrada bajo llave en una habitación. El único que no la agredió se ofreció a ayudarla a escapar, supuestamente, conmovido por sus lamentos.

Sin embargo, resultó ser igual que sus compañeros. Después de llevarla hasta un descampado cercano de un polígono industrial de la localidad, a unos pasos de una gasolinera, la obligó a mantener relaciones sexuales. La joven logró escapar de su agresor, aunque no pudo evitar la violación. Fuentes de la investigación detallaron que lleva en tratamiento psicológico desde la agresión, atendida por los servicios sociales de Collado Villalba y la Comunidad de Madrid.