Los integrantes de la manada de Collado Villalba durante su declaración ante la juez
Los integrantes de la manada de Collado Villalba durante su declaración ante la juez - De San Bernardo

La manada de Villalba ingresa en prisión

La juez considera probado que los acusados violaron «de forma continuada» y en grupo a la víctima en 2015, ejerciendo sobre ella gran «intimidación ambiental»

MADRIDActualizado:

Los tres integrantes de la manada de Collado Villalba deberán entrar en prisión –comunicada y sin fianza– tras agredir sexualmente «de forma continuada» y en grupo a una joven de 18 años en la localidad madrileña. Así lo ha decidido hoy la Audiencia Provincial para deliberar sobre la medida cautelar solicitada por la Fiscalía y la abogada de la víctima. La juez condenó a dos de los integrantes a 15 años de prisión y a catorce años a un tercer integrante. Entre ellos, como en la manada de San Fermín, hay un militar y un guardia civil. Este último cumplirá la pena en una prisión militar.

Tras concluir la vistilla celebrada por la sección 29, los condenados serán ahora conducidos a la cárcel que se les designe, según fuentes jurídicas. Los penados se encuentran en los calabozos hasta que llegue la policía militar, dado que uno es guardia civil y otro militar.

Los tres reos, además, estarán sometidos a una medida de libertad vigilada, por espacio de siete años, una vez que salgan de la cárcel. Asimismo se les prohíbe comunicarse por cualquier medio con la víctima, así como aproximarse a su domicilio o lugar de trabajo, durante veinticinco años. Además, han sido condenados a indemnizar cada uno a la víctima con 30.000 euros para reparar en la medida de lo posible los graves daños morales y las consecuencias psicológicas.

Las magistradas que enjuiciaron el caso consideraron probado que Ricardo A. M., Miguel Ángel C. O. (militar) y Martín A. F. (guardia civil), en torno a la medianoche del 13 de marzo de 2015, tras solicitar a la joven favores sexuales a los que ella se negó, la obligaron a practicarles una felación: primero Ricardo, con quien la víctima había mantenido algún tipo de relación de carácter sexual con anterioridad a los hechos, y después los otros dos, bajo la amenaza de que no saldría del piso al que la habían conducido hasta que obtuvieran esa satisfacción.

Los hechos probados, apoyados sobre todo en el testimonio de la víctima, llevaron a las juezas a establecer que los tres condenados cometieron la agresión sexual aprovechándose de lo que la jurisprudencia denomina «intimidación ambiental».

A pesar de que la sentencia no es firme, ya que los tres condenados pueden recurrirla, la Fiscalía y la abogada de la víctima pidieron desde el primer momento el encarcelamiento «dada la gravedad de las penas impuestas» y el riesgo de fuga existente en los condenados.